EEUU: condenan a veinte años de prisión a un hombre que intentó unirse a ISIS

Donald Ray Morgan, de 44 años, confesó haber tratado de colaborar materialmente con el grupo yihadista, además de haber procurado viajar a Siria para combatir en sus filas

  163
163

Un estadounidense fue condenado a 20 años de prisión por intentar brindar apoyo material al Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés), organización yihadista a la que trató de unirse, informó este miércoles el Departamento de Justicia.

Donald Ray Morgan, de 44 años, también fue sentenciado a 3 años adicionales de libertad condicional una vez que salga de prisión, según la condena impuesta por un juez en Carolina del Norte, indicó el Departamento en un comunicado.

Morgan intentó, al menos en una oportunidad, viajar a Siria para incorporarse a las filas de ISIS, según las autoridades estadounidenses. Fue detenido en agosto de 2014 en el aeropuerto JKF de Nueva York por posesión ilegal de un arma de fuego.

"Es justo matar a nuestros enemigos y decapitarlos"

En un tuit descubierto a finales de julio por el FBI, Morgan habría escrito: "Es justo matar a nuestros enemigos y decapitarlos", según documentos judiciales.

Morgan se declaró culpable de intentar proveer material y apoyo a un grupo terrorista extranjero, y de posesión ilegal de un arma de fuego en octubre pasado ante una corte federal de Washington.

El agente del FBI a cargo del caso, John Strong, señaló que Morgan "ha demostrado ser una amenaza para la seguridad nacional" e indicó que el acusado viajó al extranjero "con la intención de sumarse al violento grupo terrorista ISIS en Siria".

"Proteger nuestra nación de estos peligros sigue siendo una de nuestras principales prioridades", dijo el fiscal general adjunto para la Seguridad Nacional, John Carlin.

Reuters
Reuters

Según el diario The Wall Steet Journal, que cita fuentes del FBI, actualmente hay una docena de estadounidenses luchando en Siria, donde operan varios grupos yihadistas, y han detectado más individuos que quieren viajar a la región para unirse a la lucha.

El Estado Islámico se ha hecho con una franja del territorio que abarca parte de Siria y de Irak, donde proclamó la existencia de un califato.

El reclutamiento de ciudadanos occidentales para luchar junto a

ISIS es una de las mayores preocupaciones de EEUU y Europa al tratarse de individuos con libertad de movimientos

y que, por tanto, podrían perpetrar atentados en suelo estadounidense o europeo.