La UBA multiplicó su seguridad en el playón de Ciudad Universitaria por el Superclásico

Para hacerles frente a trapitos y barras, se contrataron 60 efectivos de seguridad privada y se instituyó un sticker especial para controlar el ingreso al estacionamiento. La Policía Federal custodia los accesos con un fuerte operativo: por disposición universitaria, no puede patrullar el playón

  162
162

Durante los últimos diez años, la avanzada de trapitos y barrabravas para controlar el espacio de estacionamiento en el playón de Ciudad Universitaria durante los partidos de local de River se convirtió en un drama para los alumnos.

Los trapitos les terminan exigiendo hasta 200 pesos para dejar su auto en su propio lugar de estudio (el estacionamiento legal cuesta unos 40 pesos). Esto los ahuyenta y los obliga a tener clases en bares con sus profesores o directamente via Skype. Para el superclásico de esta noche, tras reunirse con Rodolfo D'Onofrio y miembros de las fuerzas de seguridad, la Universidad de Buenos Aires tomó medidas drásticas.

En Ciudad Universitaria suele haber 16 efectivos de seguridad privada de la empresa High Security custodiando los cuatro accesos al playón. Para el partido de hoy, confían a Infobae fuentes de la UBA, habrá más de 60. Las mismas fuentes confían que habrá clases y que el turno noche se realizará normalmente, con la única diferencia de que se adelantó una hora, con las puertas cerradas en forma preventiva.

Por otra parte, solo podrán ingresar después de las 19 los autos que tengan un sticker especial que la Universidad entregó a los alumnos, no-docentes y docentes a comienzos de esta semana, lo que garantizaría que nadie entre a regentear el espacio. Según fuentes en el predio, ya fue echada gente en el curso de la tarde.

La Policía Federal se encargará de vigilar los accesos, con Prefectura adjunta en el operativo. Pero el estacionamiento está fuera de sus límitas: por una histórica disposición de la UBA, la Policía no puede ingresar al lugar ni patrullarlo, a menos que se esté cometiendo un delito.