@juancortese
@juancortese
@juancortese
@juancortese
@juancortese
@juancortese

El primer capítulo de la trilogía Superclásica intenta ser olvidada rápidamente por un River que no rescató prácticamente nada positivo de su visita a Boca en el marco de la Fecha 11 del Campeonato de Primera División. No sólo perdieron la cima al caer por 2 a 0 ante el rival de toda la vida, sino que además sufrieron un increíble destrato.


Los primeros afectados fueron los dirigentes 'millonarios', quienes se encontraron con la sorpresa de que el palco asignado para ellos estaba ocupados. ¿Cuál fue la solución que encontraron? Con Rodolfo D'Onofrio a la cabeza, los mandaron a mirar el partido tirados en el piso del vestuario visitante. Una imagen por demás sorpresiva teniendo en cuenta la buena relación que ponderan los presidentes de ambos clubes (incluso en la previa se prestaron a brindar varias entrevistas en conjunto). Fue el vocal Ignacio Villaroel quien sacó a la luz la situación a través de las redes sociales, subiendo la foto que acompañó con la siguiente frase: "Así vimos el partido en el vestuario xq no nos dieron lugar, hay que ser y parecer GRANDE".


Mientras que el otro triste episodio que les tocó vivir suena -lamentablemente- menos insólito, debido a que la violencia ya se ha transformado cada vez más habitual. Fue a la salida del estadio cuando el micro que transportaba el plantel recibió piedrazos por parte de los hinchas 'xeneizes'. Aunque resultaron rotos los vidrios de una ventana y la puerta, afortunadamente la delegación terminó agradeciendo el hecho de no haber sufrido heridos.


De no creer...


@juancortese
@juancortese