162
162

Quince días y un escándalo después, Santa Fe ya conoce el resultado final de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) de la provincia. Según el recuento realizado por el Tribunal Electoral, Miguel del Sel (PRO) fue el precandidato más votado de la categoría gobernador con 536.480 sufragios.

La cifra implica una reducción de unos dos mil votos con respecto a la ventaja que había obtenido ante el Frente Progresista Cívico y Social en el recuento provisorio, que omitió contar más de 200.000 sufragios. Según la Justicia provincial, la alianza del Partido Socialista y la UCR fue respaldada por 533.087 boletas, que se dividieron en 376.627 para Miguel Lifschitz y 156.460 para el radical Mario Barletta.

Los resultados, que ya fueron trasmitidos por la Justicia a los apoderados de cada partido, serán informados oficialmente en las próximas horas, según detalla el diario La Capital de Santa Fe. Los números les fueron entregados este sábado por el titular del Tribunal Electoral, Roberto Falistocco.

De acuerdo con el escrutinio definitivo, hubo otros tres precandidatos a gobernador que lograron superar el piso de 1,5% de los votos efectivamente emitidos que impone las PASO. Ellos fueron el kirchnerista Omar Perotti (365.239), el massista Oscar "Cachi" Martínez (131.313) y el referente del Frente de Izquierda Octavio Crivaro (39.040).

Los apoderados tienen tiempo hasta hoy a las 9 de la mañana para presentar impugnaciones al recuento final. Si no hay objeciones, serán oficializados como los números definitivos de cara a las elecciones generales que la provincia enfrentará el domingo 14 de junio.

El escándalo del recuento de votos forzó a que Javier Echaniz, funcionario responsable del proceso, presentara su renuncia. El domingo 19 de abril, la provincia informó que el PRO se había impuesto 32,2% a 31,82% al Frente Progresista Cívico y Social. Más atrás habían quedado el Frente Justicialista para la Victoria (21,88%), el Frente Renovador (7,72%) y el Frente de Izquierda (2,33%).

Aunque el sitio web oficial del recuento informó que el 100% de las mesas habían sido escrutadas, el gobierno del socialista Antonio Bonfatti debió salir a aclarar que en realidad había más de 200.000 votos que no fueron tenidos en cuenta porque "no se entendían los telegramas".

A partir de ese error, las sospechas fueron muchas. Pero, más allá de algunas pequeñas diferencias, el escrutinio definitivo arrojó que no hubo grandes cambios. Habrá que esperar entonces hasta el 14 de junio para saber quién será el próximo mandatario de la provincia.