162
162

El vicepresidente de la DAIA, Waldo Wolff, rechazó las críticas del canciller, Héctor Timerman, y aseguró que en la actualidad el vínculo con el Gobierno está "muy sensible", ya que consideró que la oposición al Memorándum de Entendimiento con Irán "generó hipersensibilidad en muchos ámbitos".


"La obstrucción a la Justicia es un delito, entonces que se analice si constituye un delito habernos presentado ante un Juzgado por considerar que un instrumento de la política argentina no es constitucional, hecho que hoy esta avalado por una cámara y que si es cambiado también vamos a ser respetuosos", sostuvo el dirigente comunitario.


En ese sentido, Wolff destacó que la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) "no hizo otra cosa que apegarse al derecho" al oponerse "por los carriles constitucionales" al Memorándum de Entendimiento con Irán en relación con el atentado a la AMIA.

"Nosotros nos opusimos al Memorándum y lo hicimos por los carriles constitucionales. Evidentemente, esto en muchos ámbitos generó una hipersensibilidad a una cuestión que es terminante y puntual. Pero tenemos múltiples acciones con ámbitos gubernamentales", señaló en diálogo con Radio Belgrano.

Al respecto, el vicepresidente de la DAIA consideró que "actualmente la situación de la relación con el Gobierno está muy sensible". "Entendemos que tenemos derecho a no estar de acuerdo con algo.
La institución se pronunció en contra del Memorándum. Son temas puntuales. En este no estamos de acuerdo. Rara vez van a encontrar a un dirigente de la DAIA adjetivando el accionar del Gobierno.
Estamos convencidos de que el Memorándum no es el mejor camino", concluyó el dirigente de la entidad judía.

La DAIA emitió este jueves un comunicado para manifestar su "estupor y grave preocupación" por las imputaciones que Héctor Timerman hizo sobre la actuación de la institución y sus dirigentes en la causa del atentado del que fuera víctima la entidad el 18 de julio de 1994.

La entidad se refería a los fundamentos que utilizó el ministro de Relaciones Exteriores en la carta de renuncia que presentó el martes a la AMIA, en la que sostuvo que dirigentes de la comunidad judía local habían buscado "impedir" que avance la causa por el ataque que dejó 85 víctimas. Y mencionaba en ese sentido a la posición que adoptaron frente al memorándum de entendimiento que el Gobierno firmó con Irán y que hoy está bajo observación judicial.

"La DAIA reafirma su permanente actuación ajustada a derecho, habiendo recurrido a la justicia en el planteo de inconstitucionalidad referida al Memorándum de Entendimiento con Irán. Por tal motivo, es inadmisible que se impute de obstruccionista por acudir a los tribunales de justicia, como corresponde en el sistema democrático", sostuvo el comunicado, que lleva la firma del presidente Julio Schlosser, y su vice, Waldo Wolff.

Las autoridades de la AMIA también negaron la denuncia de Timerman: "Rechazamos de plano los términos utilizados en la misiva por considerar falsas, infundadas y calumniosas las expresiones que en la misma manifiesta contra AMIA y sus dirigentes. Resulta intolerable e inadmisible la más mínima insinuación de que la entidad y sus autoridades puedan haber actuado con ánimo de obstaculizar el curso de la investigación por el atentado terrorista del cual fuimos víctimas", indicó.