Diez cadenas perpetuas  por el ataque contra Malala en Pakistán

En octubre de 2012, la actual Nobel de la Paz fue blanco de un atentado talibán. La sentencia fue dictada por un tribunal antiterrorista de su país

  163
163

Un tribunal antiterrorista paquistaní condenó este jueves a cadena perpetua a diez hombres por el intento de asesinato en 2012 de Malala Yusafzai, galardonada con el premio Nobel de la Paz, han anunciado las autoridades.

En octubre de 2012, la joven militante por el derecho a la educación fue blanco de un atentado de los talibanes paquistaníes del TTP cuando volvía del colegio en su ciudad natal de Mingora, en el noroeste de Pakistán.

En septiembre pasado, el ejército paquistaní anunció la detención de diez sospechosos que fueron llevados ante un tribunal antiterrorista local.

LEA MÁS: Avanza en EEUU un proyecto para proteger a Israel de los ataques de Hezbollah y Hamas

LEA MÁS: La nueva propaganda del ISIS: además del certificado de nacimiento, una granada y una pistola

LEA MÁS: La oposición iraní denunció que el régimen de Rohani apadrina a los terroristas del ISIS

Estos diez hombres "implicados en el ataque a Malala Yusafzai han sido condenados a cadena perpetua", afirmó un responsable del tribunal antiterrorista de Mingora que leyó la sentencia del juez Mohamad Amin Kundi.

"Cada uno de ellos ha recibido una pena de 25 años de cárcel", lo que equivale a cadena perpetua en el derecho paquistaní, precisó otro responsable que pidió el anonimato por miedo a ser blanco de represalias de los talibanes.

 AFP 163
AFP 163

Las autoridades paquistaníes anunciaron en septiembre que el hombre que abrió fuego contra la adolescente se había refugiado del otro lado de la frontera, en Afganistán, como muchos líderes de los talibanes paquistaníes del mulá Fazlulá.

El 9 de octubre de 2012, varios yihadistas del TTP irrumpieron en el autobús escolar en el que Malala volvía a su casa después de las clases en Mingora y uno de ellos preguntó "¿Quién es Malala?" y luego le disparó un balazo a quemarropa en la cabeza.

Increíblemente, el proyectil no acabó con su vida. En estado de coma, Malala fue evacuada a un hospital en Birmingham, en el

, donde recuperó el conocimiento seis días después.