El Estado Islámico ejecutó a dos hombres en Irak arrojándoles bloques de hormigón

El grupo terrorista aplicó el "ojo por ojo", luego de acusarlos de asesinato. También llevó a cabo nuevas decapitaciones y lapidaciones en Siria

  163
163

La brutalidad del Estado Islámico no tiene límites. El grupo islamista llevó a cabo dos nuevas ejecuciones, esta vez a dos hombres acusados de asesinato. La salvaje metodología adoptada por los terroristas fue romper un enorme bloque de hormigón sobre las cabezas de las víctimas.

Como es costumbre, ISIS difundió impactantes imágenes de su macabra matanza.

  163
163

En las fotos se puede observar a los acusados acostados, con las manos atadas, al costado de la carretera. A su alrededor, una decena de curiosos presencian la escena mientras los terroristas se disponen a llevar a cabo la ejecución.

  163
163

El hecho ocurrió en la provincia de Nínive, en el norte de Irak, después de que el escuadrón policial del Estado Islámico detuviera a los dos hombres, acusados de haber robado y matado a tres mujeres, según consigna Daily Mail.

  163
163

Según las estrictas normas del grupo terrorista, a este castigo se lo conoce como "qisas". Es decir, "ojo por ojo".

  163
163

Por su parte, otros dos hombres fueron asesinados en el pueblo sirio de Jarnyah, al oeste de Raqqa, tras ser acusados de practicar la brujería.

  163
163

En estas estremecedoras imágenes, que también circularon por las redes sociales, se ve a las víctimas con los ojos vendados posando sus cabezas sobre un bloque de madera. Acto seguido, los yihadistas los decapitan con un machete.

  163
163

Antes de las decapitaciones, un militante del Estado Islámico leyó ante los presentes las acusaciones por las que serían ejecutados posteriormente las víctimas.

  163
163

La brutalidad de ISIS se extendió hasta la provincia de Homs, donde dos hombres fueron salvajemente apedreados hasta la muerte. Las víctimas fueron ejecutadas por ser homosexuales.

  163
163
  163
163

Antes de llevar a cabo la matanza, dos combatientes yihadistas se acercaron a los condenados, los abrazaron y les dijeron que habían sido perdonados de sus "pecados".

  163
163

Pero minutos después, cuatro terroristas los arrojaron al suelo y con piedras del tamaño de un puño los lapidaron.