163
163

El 24 de abril "cuatro patrulleras iraníes se ubicaron detrás del Maersk Kensington y lo siguieron durante unos 15 a 20 minutos, una acción interpretada como agresiva por el comandante del Kensington", declaró el coronel Steven Warren, vocero del Pentágono.

El comandante del portacontenedores avisó a la Marina estadounidense tras el incidente y "no hubo un involucramiento militar estadounidense", precisó el encargado de las comunicaciones. Las patrulleras iraníes pertenecían a los Guardianes de la Revolución. Washington llama a Irán a "respetar todas las reglas internacionales sobre libertad de navegación (...) y todos los protocolos establecidos" en la materia, destacó.

El anuncio del Pentágono tiene lugar al día siguiente de la inspección por la Marina iraní del Maersk Tigris, un portacontenedores con bandera de las Islas Marshall a causa, según Teherán, de los impagos por parte de la compañía danesa.

La inspección tuvo lugar en la zona del estrecho de Ormuz, una zona estratégica para el comercio mundial y, en particular, para el transporte de petróleo. El portacontenedores se encontraba en un vía de navegación "internacionalmente reconocida", en aguas territoriales iraníes, según el Pentágono.

El Maersk Tigris quedó incautado por Irán en el puerto de Shahid-Bahonar, cerca de Bandar Abbas.

Cuatro barcos militares estadounidenses -el destructor lanzamisiles Farragut y tres patrulleras- fueron enviados a la zona del estrecho de Ormuz, precisó el miércoles el vocero del Pentágono.