Kicillof podría entrevistarse con el mediador Pollack en EEUU

 AFP 162
AFP 162

El viaje de urgencia no estaba previsto en la agenda del ministro de Economía, Axel Kicillof. Pero a último momento, el funcionario se encuentra en Nueva York para hablar ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la postura del gobierno argentino en la disputa con los holdouts. Pero más allá de esta exposición pública, el viaje tendría otro motivo encubierto.

Kicillof se reuniría en secreto con el mediador Daniel Pollack, quien fue designado el año pasado por el juez de Nueva York Thomas Griesa para interceder entre el país y los holdouts. Según supo Infobae, el motivo del encuentro es lograr que Pollack interceda ante el magistrado y así evitar la aplicación del "Discovery" sobre los Bonar 24, luego de que el juez considerara como "legítimo" el pedido del fondo NML para conocer detalles de la emisión por poco más de u$s1.400 millones.

El fondo americano Marathon habría comprado más de u$s800 millones de la emisión de ese bono, según se comenta en el mercado, y habrían intervenido bancos como el Deutsche Bank y BBVA pero por el momento las autoridades argentinas no dieron a conocer quiénes compraron esa emisión.

La última vez que el ministro y el mediador asignado en el caso se vieron personalmente fue el 30 de julio del año pasado. Ese mismo día vencía el plazo del país para pagarle a los bonistas, y evitar así el default "selectivo". Pero la reunión no prosperó, y luego las negociaciones se interrumpieron.

Un problema a corto plazo

Más allá de esta reunión, el Gobierno tiene otro obstáculo en el corto plazo: el vencimiento de bonos de legislación local y extranjera del próximo 30 de junio. En caso que siga la apelación presentada por Economía contra el acuerdo firmado en Nueva York entre el Citibank y el fondo NML, este banco -que es custodia de bonos- no podrá enviar los fondos a las instituciones pagadoras como la Caja de Valores local, Euroclear y Clearstearm en Europa.

¿Cuál es la consecuencia inmediata? Los bonistas que entraron en los canjes I y II no podrán recibir el pago de sus bonos y el default de la deuda argentina se ampliaría.

Kicillof llegará este miércoles a la asamblea de la ONU con una carta a su favor. De acuerdo a los voceros cercanos al ministro, "una de las victorias conseguidas en esta cruzada contra los holdouts fue el compromiso firme de las Naciones Unidas de crear un marco multilateral de reestructuración de deuda soberana". Desde Economía, aseguran que "la falta de esta normativa fue la que permitió que un pequeño grupo de fondos altamente especulativos tramaran estrategias abusivas para colectar beneficios extraordinarios, al bloquear esfuerzos legítimos de Estados soberanos para encontrar soluciones eficientes, equitativas, legales y sustentables a sus crisis de deudas".

Sin embargo, hay varios países dentro del G24 que no están a favor de establecer un marco ya que, como explicó Kicillof, se verían afectados sus intereses financieros. La propuesta argentina pide un llamado "Mecanismo de Reestructuración de Deuda Soberana" a nivel multilateral y la constitución de una Comisión de Supervisión del proceso integrada por tres Estados que participarían de forma voluntaria, lo que permite el compromiso de la comunidad internacional en aspectos clave del proceso.