El fin del cepo apunta a impulsar el crecimiento del comercio exterior y las ganancias de las empresas para reactivar la inversión y el empleo 162
El fin del cepo apunta a impulsar el crecimiento del comercio exterior y las ganancias de las empresas para reactivar la inversión y el empleo 162

Sin soluciones a la vista, cada vez más gremios se enfrentan a la imposibilidad de cerrar acuerdos paritarios este año. Y la impaciencia empieza a traducirse en conflicto por todas partes. Ayer, la federación gremial aceitera y la CGT regional San Lorenzo advirtieron que la próxima semana paralizarán los puertos del Gran Rosario, el principal complejo agroexportador del país, en caso de que no haya una oferta de aumento salarial satisfactoria.


La medida de fuerza se anunció luego del fracaso de la reunión paritaria realizada en el Ministerio de Trabajo, junto a los representantes de las cámaras Ciara, Ciavec y Carbio. El gremio aceitero exigió un aumento del 42 por ciento, un pedido que está muy lejos de las cifras ofrecidas por parte del sector empresario.


"La negociación se prolonga desde hace casi un mes y no hay perspectivas de acuerdo. Si no hay una respuesta en la audiencia del lunes 4, daremos inicio al plan de lucha con la huelga nacional", indicó el secretario general de los aceiteros, Daniel Yofra, en un comunicado de prensa.


La demora en la paritaria del sector oleaginoso coincide con el estancamiento de otras negociaciones "testigo", como la que encabezan los metalúrgicos, el sindicato de comercio y los bancarios. También este lunes, la audiencia entre la UOM y las cámaras de la actividad pasó a un nuevo cuarto intermedio hasta el miércoles, tras el fracaso de las conversaciones salariales.


Según trascendió, el gremio de Caló se habría bajado del reclamo original de una suba de 32% en dos tramos, aunque exige ahora como condición que se garantice un piso salarial de $8.500. Por su lado, los empresarios mantuvieron su última propuesta de cerrar un incremento de 25% en dos cuotas.


Los metalúrgicos votaron hace dos semanas un paro de 36 horas en el congreso nacional de delegados de Mar del Plata, pero la medida continúa en suspenso ya que la fecha de realización no fue confirmada.


Otro sector clave que continúa trabado es el financiero. Sin perspectivas de acuerdo, la Asociación Bancaria de Sergio Palazzo insinuó con un paro la próxima semana en reclamo de una suba de 33% más una compensación por los descuentos de Ganancias. El convenio bancario está vencido desde diciembre y es uno más afectados por el llamado "impuesto al salario".


En el caso de la paritaria de Comercio, que afecta a la mayoría de los trabajadores registrados, las partes estuvieron cerca de cerrar la semana pasada un acuerdo salarial, pero el convenio fue frenado por decisión del Gobierno.


Según trascendió, la actividad se encaminaba a cerrar en torno al 30%, pero el Poder Ejecutivo reclamó bajar la cifra. El problema radica en que las autoridades nacionales tampoco terminan de definir cuál sería el monto 'deseado'. "Este año el Gobierno no se puso de acuerdo en si el aumento va a estar más cerca del 20% o del 30%", admitió el titular de la Cámara de Comercio, Carlos de la Vega, al diario Perfil.