DyN 162
DyN 162

Fuego interno en el Partido Socialista de Santa Fe. El candidato a gobernador por el Frente Progresista Cívico y Social, Miguel Lifschitz, descargó su bronca contra el responsable de cargar los cómputos de las elecciones primarias al calificarlo de "imbécil" y "estúpido".


El descalificativo causa sorpresa, ya que esta semana el gobernador de su partido, Antonio Bonffati buscó esta semana minimizar los daños y despegar a su gestión del escándalo por el resultado de la elección. Había atribuido los problemas a un "exceso de transparencia".


En cambio, Lifschitz disparó con furia al atribuir las falencias en el recuento a "la estupidez de un funcionario técnico que, en lugar de 93 ó 97 por ciento de las mesas ingresadas, puso 100 por ciento de mesas informadas". La referencia tenía como objetivo al al secretario de Tecnologías para la Gestión, Javier Echaniz, uno de los encargados de supervisar la carga de datos en el sistema, que se veía reflejado en la web oficial.

Pero las declaraciones del candidato del socialismo no terminaron ahí. Cargó también contra su principal contendiente en las elecciones general, el macrista Miguel del Sel, quien opinó que lo sucedido en Santa Fe había sido un fraude.

“La declaraciones de Del Sel colmaron el vaso. Se ve que aprendió rápidamente las malas artes de la política. Es artero y mentiroso. El proceso fue limpio y transparente. Hablar de fraude es una canallada”, expresó.

Las declaraciones de Lifschitz generada por el escándalo de las más de 700 urnas que no fueron escrutadas abrió un frente interno dentro del mismo socialismo, ya que el ministro Rubén Galassi se distanció de las críticas del candidato.

"Yo puedo entender que Miguel Lifschitz como candidato, a quien objetivamente este proceso no lo ha favorecido, se sienta de esta manera y exprese su opinión sobre este proceso, pero no voy a entrar en calificativos", contestó Galassi.

El funcionario aclaró que "fue un error en la forma de comunicar y no en la forma de cargar los datos del escrutinio provisorio". "El gobernador sabe quién es el responsable y va a adoptar la medida que el considere y en un sentido o en otro explicará las razones", añadió.

Por su parte, el concejal Sukerman, precisó que se contactó con el director nacional electoral, Alejandro Tullio, para que lo informe sobre "el procedimiento para pedir veedores nacionales e internacionales".

El candidato a intendente de Rosario confirmó que presentó el escrito haciendo el pedido ante el Tribunal Electoral provincial y señaló que los veedores tienen que ser parte "no solamente del escrutinio provisorio y definitivo sino también de las generales, de todo el proceso eleccionario".

El recuento definitivo

El Tribunal Electoral dejó trascender su intención de concluir el escrutinio definitivo antes del 1 de mayo próximo, día en que se inaugurará el período de Sesiones Ordinarias de la Legislatura provincial.

El conteo reviste importancia, en especial para la conformación de las listas de diputados y concejales. El proceso continuó, y para la reanudación del conteo se tomó el Departamento Capital, luego de Rosario el más poblado de la provincia.

El trabajo presentó hasta el momento diferencias en los números de algunas ciudades, lo que obligó a abrir urnas y realizar el recuento de cada voto.