Hace 8 años atrás, la Copa Argentina era una incipiente idea en la cabeza de algún dirigente de la AFA y en Córdoba recién empezaba a utilizar pañales una humilde institución llamada Alianza de Coronel Moldes. En aquel pueblo ubicado a 75 kilómetros de Río Cuarto, Córdoba, tres equipos se disputaban el poderío de un lugar que cobijaba menos de 10 mil habitantes. Ese 2007, más precisamente el 20 de diciembre, los Presidentes de Toro, Everton y Belgrano se juntaron para tomar una decisión que dejó atrás las rivalidades: se fusionaron para crecer.


Con la intención de empezar a pisar fuerte en los Torneos Federales, dieron forma al Alianza que lleva en su escudo los colores de los tres clubes (rojo, negro y celeste). Aquel sueño de llevarlo a lo más alto tomará un poco de forma este domingo cuando en el 'Mario Alberto Kempes' se sienta local y 'reciba' a Independiente desde las 21.10 por los 32avos de la Copa Argentina.


El amateurismo corre por la sangre del equipo de un pueblo que tiene como hito histórico la presencia de Rosario Central hace 30 años en un amistoso contra un seleccionado local, donde brilló Mario Alberto Kempes. Ahora nadie se quiere perder otro momento que quedará en la retina de todos y por eso movilizarán 1.200 habitantes, de los poco más de 9 mil que el último censo informó que tiene Coronel Moldes.


Tras salir últimos en la Zona 17 del Federal B el año pasado, esperan el inicio de otra edición de la Cuarta Categoría desde los 32avos de la Copa local, instancia a la que arribaron luego de vencer a Unión de Villa Krause, Deportivo Maipú y Estudiantes de Río Cuarto. "A los tres partidos de la Copa Argentina los ganamos porque nos menospreciaron: San Juan y Estudiantes de Río Cuarto pusieron suplentes, y en Mendoza, íbamos perdiendo 2 a 0, cuando empezaron a sacar jugadores se lo empatamos y les ganamos a penales", afirmó a Mundo D el Presidente Rubén Crespo.


Entre sus jugadores, la mayoría nacidos en Coronel Moldes y que tiene al fútbol como hobby más que profesión, se destaca el goleador Lucio Constantini el "único fanático de Independiente" del plantel. A los 4 años hinchaba por Boca, pero la intromisión de un abuelo, quien le regaló una camiseta y 50 pesos lo convenció. "Después iban todos mis primos a hacerse de Independiente por 50 pesos", recordó con risas.


"Me queda lejos para ir a la cancha, pero estoy siempre pendiente. Para mí es un sueño, cuando me enteré no lo podía creer", confesó el atacante al programa partidario Diabólicas. "Si llegamos a ganar, van a cerrar el pueblo y hacer una fiesta", avisó, mientras se lamentan por la ausencia de la figura rival, Federico Mancuello.


Pero como si todos estos humildes mensajes no bastaran para pintar el cuadro de situación, el equipo que cuenta con camiseta fluorescente pero utilizará ante el "Rojo" una violeta a modo de cábala, le dará el honor a su volante central, Jorge Ramón Zalazar de 37 años, de jugar un ratito para sentenciar su retiro. Mientras tanto, el técnico, Néstor "Chiqui" Billalva, abrió la puerta a la ilusión: "Rocky le ganó a Drago". ¿Habrá historia cinematográfica?