Nueva ofensiva de Griesa: habilitó a holdouts a conocer detalles sobre la emisión de deuda

  162
162
El juez neoyorquino Thomas Griesa aún no anunció la nueva fecha de audiencia.  EFE 162
El juez neoyorquino Thomas Griesa aún no anunció la nueva fecha de audiencia.  EFE 162

Una audiencia de último momento entre el fondo NML y el juez Thomas Griesa finalizó con otro descenlace negativo para la Argentina. El magistrado neoyorquino consideró como "legítimo" el pedido de los holdouts a conocer los detalles de la reciente emisión de deuda en dólares del Bonar 24, por la que el Gobierno recaudó u$s1.405 millones, el triple de lo que estaba previsto.


La decisión de Griesa responde a un pedido de la filial del fondo de cobertura Elliot Management para que los bancos Deutsche Bank y BBVA entregue detalles de la oferta de deuda argentina, según la agencia Reuters. ¿Por qué NML tomó esta decisión? El fondo había anticipado que llevarían a cabo las "acciones legales apropiadas" en el caso de que afecte los derechos de la cláusula pari passu, establecido en sentencia firme en Estados Unidos.


Este pedido de información es conocido como claúsula Discovery. "Aquellos que contemplen participar en el último intento de Argentina por hacer una oferta global, deben entender que tiene todos los indicios de ser deuda externa'", había anticipado NML.


Una oferta local de los bonos no caería bajo el concepto de deuda externa, porque en tal caso debería ser ofrecido en el exterior. Los abogados del Gobierno argentino aseguraron en la audiencia con el juez y los holdouts que eso no sucedió. En este sentido, enfatizaron que la oferta de este bono es "de naturaleza local", solamente interna", y que no implica evadir decisiones judiciales.


La cláusula "pari passu" fue firmada en 2012 por el juez Griesa, a cargo de la demanda de los fondos contra Argentina, para asegurar que cualquier pago de bonos de deuda extranjera tiene que ser posterior o simultáneo a la cobertura de la deuda que el país sudamericano tiene con los demandantes, que nunca aceptaron las reestructuraciones que ofreció el país en 2005 y 2010.


Alejo Costa, jefe de Research de Puente, aseguró en InfobaeTV que el objetivo de los fondos es entender cuál es el mecanismo por el cual los fondos que hayan invertido en los bonos de Argentina transfieren los dólares al país" para ver si a través del pedido de información pueden "bloquearlos y embargarlos". "Da la sensación de que los Bonar, por ahora, están excluidos del fallo judicial", estimó el especialista.

Nueva emisión de deuda

Los títulos en oferta para el mercado local tienen un vencimiento final el 7 de mayo de 2024 y cuentan con una tasa de interés fija de 8,75% anual. La colocación triplicó la base original y alcanzó los u$s1.415 millones, con ofertas de los 1.878 millones.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, destacó la colocación de Bonar 24 y aseguró que quienes cuestionan al Gobierno "deben estar bastante calentitos, porque la emisión se hizo sin los bancos y se perdieron la comisión".

"Se había instalado que por la pelea con los (fondos) 'buitres' no teníamos acceso al mercado de crédito internacional de bonos. Por el contrario, fuimos a buscar 500 millones de dólares y las ofertas fueron por aproximadamente 1.900 millones y se terminó aceptando por el triple y las ofertas fueron por el cuádruple", ponderó el titular del Palacio de Hacienda.

Justamente, el Gobierno decidió realizar esta colocación apuntando a la plaza doméstica y sin la intermediación de bancos para evitar que la emisión quede alcanzada por la cláusula pari passu que motivó el fallo de Griesa.

A principios de año, cuando surgieron rumores de una colocación similar a través de dos bancos internacionales, el magistrado de Nueva York convocó a las entidades y les exigió que le entreguen información sobre la operación, al tiempo que les recordó que no podían facilitar este tipo de acciones de la Argentina.