Reuters 162
Reuters 162

El ministro de Economía, Axel Kicillof, habló este lunes sobre distintos aspectos de la economía nacional. Consultado sobre las dificultades que atraviesa el país, dijo: "El problema que más me preocupa es la profundización de la industrialización. Desde la dictadura militar hasta el 2001, hubo un proceso que se conoce como neoliberalismo. Políticas muy parecidas: el problema de la deuda, el ajuste estructural. Lo que pasó fue que la industria que nació en 1940, que prosperó y puso al país como la mayor economía regional, se quebró en 2001. A partir de 2003, se empezó a reestructurar la posibilidad desde la política económica. Es el principal problema porque en todos los países que se industrializaron hubo etapas distintas. Habiendo creado miles de nuevas empresas, en ramas que estaban terminadas como la industria textil y del juguete, ahora hay que consolidar".


Además, señaló: "Tenemos un campo que es muy competitivo por condiciones naturales, por ingreso de tecnología. Lo que estamos discutiendo en términos de tipo de cambio, precios, financiamiento, tasas de interés, tienen que ver con para qué lo hacés. Generar estabilidad, por la estabilidad misma, no tiene mucho sentido. Siempre que nos vendieron estabilidad, hicieron cosas que terminaron estallando y generaron más pobreza".


"El desafío del futuro es profundizar la industria", indicó Kicillof

"Darle al país un perfil industrial productivo es un gran problema. Porque heredamos después de la fase liberal una economía muy concentrada y tremendamente extranjerizada. Con sectores que juegan en un tablero que es mayor al tablero nacional. Venimos muy condicionados, pero hemos logrado que resurjan nuevos sectores que tienen potencialidad para ser importantes a escala regional y global. El desafío del futuro es profundizar la industria", concluyó.


Dólar y sector financiero

"Este Gobierno tuvo la virtud de saber barajar las corridas bancarias", dijo Kicillof, que luego agregó: "Falta un reacomodamiento del sector financiero argentino, se hicieron muchas cosas, mejoramos la capacidad de control, se cambió la carta orgánica, pero hay que avanzar en el cambio estructural. El sector financiero tiene que estar al servicio de la producción y eso se logró imperfectamente".


"Se sembró mucho pánico con respecto a la economía en 2014, y si no se hubiese sembrado ese pánico nos hubiese ido mejor de lo que nos fue", indicó.


"El sector financiero tiene que estar al servicio de la producción y eso se logró imperfectamente", dijo el ministro de Economía

Respecto a 2015, dijo: "El panorama financiero internacional de Argentina está controlado. Los títulos cotizan más que en los últimos cinco años, para alguno de ellos. Pero mucho más que antes de empezar el episodio con Thomas Griesa. La pelea con los fondos buitre está tiñendo la situación de los títulos argentinos, pero no tanto como para que el mercado les crea a ellos. Nos ha creído a nosotros. Que tenemos capacidad de pago, que vamos a pagar los vencimientos".


Luego, sobre las reservas y las importaciones, señaló: "Sería más sensato que los economistas que hablan de 'levantar el cepo', digan a qué se refieren con 'cepo' y qué sería 'levantarlo'. Hay un efecto termo en la economía argentina. Está habiendo muchas fluctuaciones cambiarias, pero que hay lío con el precio y la disponibilidad de las divisas es un fenómeno mundial por medidas que está tomando EEUU para salir de la crisis de 2008. Argentina tiene unas reservas y recibe una cantidad de dólares por año. Una parte se usa para importar, el año pasado aproximadamente u$s75 mil millones. Lo otro es para pagar deuda externa. Otra parte para utilidades de empresas extranjeras que se llevan las ganancias a su casa matriz. Y otra parte se usa para lo que se llama ahorro".


"Yo estoy de acuerdo con esto, tendríamos que discutir las prioridades. Qué vamos a hacer con los dólares que tenemos. Cuáles son los usos prioritarios de un recurso que es necesario en todos los países", dijo.


"No existe cepo porque importamos, giramos utilidades, pagamos vencimientos externos y le vendemos dólares a la gente que quiere. No estoy en contra de que la gente compre dólares, pero tiene que demostrar de dónde sacan esos dólares", concluyó.


Diego Pérez Santisteban: "no le llamemos cepo, pongamoslé barreras, trabas"

Contrapunto de los importadores

Diego Pérez Santisteban respondió al ministro de Economía sobre que "no hay cepo", que "no sólo en el propio equipo económico lo reconocen, sino que incluso lo reivindican. Si lo que quiso decir es que en la Argentina no hay prohibición total de adquirir dólares, eso es cierto".