Gabriela Arias Uriburu conoce en carne propia la lucha de una madre por sus hijos. Tanto es así, que desde su fundación FoundChild colabora para hacer valer los derechos del niño cuando es alejado de su familia de manera abrupta. En este contexto, ofrece su apoyo y mirada sobre el caso de Ana Alianelli.

"Esa imagen en Ezeiza de las niñas fue muy estremecedora para todos, porque sabemos lo que significa una madre en la familia y la importancia de su lugar, sin quitar la que tiene el padre, claro. Creo que esos gritos de las nenas fueron como un grito en los corazones de todas las personas", asegura Arias Uriburu en diálogo con InfobaeTV.

En ese sentido, y como una gran conocedora de la Justicia, sostiene que la restitución debe estar garantizada tal como lo establece el tratado de La Haya de Derecho Internacional en casos de sustracción y retención ilícita de los niños.

"Yo le hubiera aconsejado volver siempre a Estados Unidos a plantear la discusión allí, porque es parte del necesario ordenamiento a nivel interno y judicial. Uno no puede por decisión unilateral trasladar 'porque yo quiero' a los chicos. Ellos, además, deben ser parte de la elección porque también son parte de la familia".

Respecto a la decisión de la Justicia argentina –el Juzgado N°1 de Familia de Pilar– que ordenó a Ana llevar a sus hijas a Estados Unidos para "hacer efectiva la restitución admitida", Gabriela remarca que todo fue en el marco del convenio internacional.

"Para esto se necesita la estructura de Cancillería que es quien tiene el primer pedido de restitución y es ahí que, como autoridad central, llama para notificar a los padres y generalmente lo que éstos hacen es luchar en la Justicia. Dicen que no van a restituir, llaman al juez de oficio que va a llevar adelante el tratado y empiezan estas audiencias para ver qué va a ocurrir".

"En el caso de estas dos niñas, está bastante complicado porque la restitución se hace después de cinco años. ¿Por qué no se hizo en el mientras tanto? ¿Por qué no se revinculó al padre con las niñas?, porque muchas veces los padres no vienen al país porque tienen miedo de asentar domicilio judicial. Se entiende toda la problemática y hay que andar con cuidado. Entonces generalmente esperan la restitución".

Respecto a su historia de lucha, Gabriela confiesa que mantiene una hermosa relación con sus hijos de 23, 21 y 19 años y que fue un trabajo arduo para reordenar la familia con todas las diferencias culturales y religiosas.

"Gracias a Dios esta historia está en el pasado. Aconsejo a los padres que atraviesan por algo así salir del lugar de víctimas y dejar la confrontación para llegar a una resolución de manera más rápida".

La audiencia de hoy

A las 19:30 hora de Argentina, se llevará a cabo en el juzgado de la jueza Denise Lynch en Aspen, Colorado, la audiencia para clarificar el tema legal respecto a la tenencia y régimen de visita de las niñas entre Ana y su ex pareja Dennis Burns.

"El primer paso sería que este hombre ponga a disposición todo en lo que se comprometió. La madre está muy preocupada porque sus hijas están en un país extraño y no tiene contacto. Por eso es importante que hoy se restituya la tenencia, que la casa que prometió Burns exista, que le pague la cuota alimentaria y que las chicas puedan ir al colegio y tener una vida normal", explica Mauricio D'Alessandro, uno de los abogados de Alianelli.