162
162

El lanzamiento de la última versión de su modelo de bandera llega en medio de una dolorosa reestructuración en el gigante japonés de la electrónica de consumo, que puso en duda el futuro de su división de telefonía móvil, hasta el punto de que varios ejecutivos no descartan su fin.


No obstante, mientras la compañía se centra en reducir costos en lugar de hacer crecer su mercado de móviles, la división sigue necesitando inversión para nuevos productos y en marketing para mantener la marca de Sony y evitar un deterioro más rápido.


Sony dijo que el Xperia Z4 estará disponible en Japón a mediados de año, aunque no facilitó fechas, detalles ni el nombre de los operadores asociados. Tiene versiones en cuatro colores y es algo más delgado que el anterior Z3.


Cuenta con una pantalla de 5,2'' (1080p y 424 ppi) y corre gracias a un Qualcomm Snapdragon 810 de 64 bit a 2GHz y 3GB de RAM. Ofrece almacenamiento interno de 32GB, ampliables mediante microSD.


Se destaca por su generosa cámara de 20,7 megapíxeles, combinada con una secundaria de 5,1 en la parte frontal. La batería es de 2930 mAh y mide 146 x 72 x 6,9 milímetros.


Competencia

Hiroki Totoki, nombrado el año pasado para reencauzar la unidad de celulares, dijo que Sony apunta al mercado de alta gama, donde dominan rivales como Samsung Electronics y Apple.


"Hay una amplia variedad en los precios de teléfonos avanzados, desde cerca de los u$s100 hasta los u$s1.400 en la gama más alta", dijo en una conferencia de prensa. "Queremos centrarnos en la mitad superior", agregó.


La división de celulares de Sony se quedó muy por detrás de rivales como Samsung y Apple en la parte alta, mientras batalla en la zona baja con la presión en los precios de fabricantes asiáticos como la china Xiaomi.


La compañía cuyos Walkman y Trinitron TV jugaron una vez un papel vital en la industria global del entretenimiento, lucha desde hace unos años por producir aparatos que marquen tendencia.


Sony anunció en febrero que irá rebajando sus operaciones más débiles, como las televisiones y los celulares, para centrarse en productos más exitosos como los videojuegos y las cámaras.


El presidente ejecutivo, Kazuo Hirai, no descartó el fin de estas operaciones, en medio de una reestructuración que ha generado hasta el momento la venta de su unidad de computadoras personales y la división del negocio de los televisores.


En febrero anunció que Sony no seguirá buscando un crecimiento de ventas en teléfonos avanzados.