EFE 163
EFE 163

La mortalidad infantil en Uruguay fue de 7,78 por cada 1.000 nacidos vivos durante 2014, unos registros que son, junto con los de 2010, los más bajos en la historia del país, informó el ministro de Salud Pública, Jorge Basso.

"Es, además, uno de los mejores indicadores de toda América", ratificó el dirigente durante el consejo de ministros celebrado este domingo en la ciudad uruguaya de Melo, en el departamento de Cerro Largo.

Guayana Francesa y Chile son los otros países regionales que presentan los índices más bajos.

En concreto, Basso detalló que en 2014 se registraron 48.309 nacimientos y 376 fallecimientos, de los cuales la mayor parte ocurrió durante la etapa neonatal (primer mes después de nacer), vinculada, según dijo, "a la prematurez, las malformaciones, los trastornos genéticos, el consumo de drogas, incluyendo cigarrillos y alcohol, o a la ausencia de controles de embarazo".

Asimismo, el titular de la cartera ministerial indicó que se registró una disminución de la muerte postneonatal (entre el primer mes y un año después de nacer).