AP 162
AP 162

El español Rafael Nadal, tercer favorito, superó por 6-4, 5-7 y 6-2 a su compatriota David Ferrer en los cuartos de final del Masters 1000 de Montecarlo y se citó con el serbio Novak Djokovic en la disputa por un pasaje a la definición del torneo.

Ambicioso se mostró Nadal sobre la arcilla del principado, donde triunfó de manera ininterrumpida entre 2005 y 2012 -ocho títulos-, para vengar la derrota sufrida en 2014 en la misma ronda y en el mismo escenario ante David Ferrer, quinto cabeza de serie.

En el tercer juego cedió por vez primera su servicio el alicantino, dubitativo en el arranque del duelo con su golpe de derecha. Obligado a corregir los ocho errores no forzados que pronto figuraron en su estadística, Ferrer comprometió el servicio de Nadal en el sexto juego, cuando 'Rafa' dominaba por 3-2.

La pelota de rotura fue salvada por el ex número uno del mundo, agresivo desde el saque y contundente en la red, decidido a batir por vez primera desde la pasada edición de Roland Garros a un jugador asentado en el Top 10. Entonces el duelo entre los dos mejores tenistas españoles se produjo en semifinales.

Rafa sufrió y trabajó para lograrlo. No supo cerrar el set con un 5-2 por lo que debió esperar a recuperar el saque para adjudicarse la primera manga (6-4) tras 51 minutos de batalla. Quebró dos veces Nadal el saque de su compatriota en el comienzo del segundo set para certificar lo evidenciado en el primero: sobre la tierra batida la seguridad en su propio éxito se multiplica.

Solo dudó, como ya ocurriera en la fase anterior ante el estadounidense John Isner, en el momento de cerrar su 23º triunfo en 29 enfrentamientos con Ferrer, al que permitió encadenar tres juegos consecutivos y forzar el tercer set (5-7) después de haber sido atendido por una ampolla en un dedo del pie.

Recuperar las sensaciones que le permitieron tomar ventaja en los dos primeros parciales se convirtió en una obligación para Rafa Nadal, quien controló la aparición de la desconfianza con bolas más profundas y de mayor peso. Así construyó un colchón de dos juegos (2-0) que le aproximó a una victoria sudada por la incombustible capacidad de lucha de su oponente, quien le negó el 4-1.

Con el definitivo 6-2 tras una disputa que se alargó durante dos horas y 45 minutos, Rafa Nadal revirtió su errático rumbo ante jugadores Top 10 después de sus recientes derrotas ante el checo Tomas Berdych y el canadiense Milos Raonic en el Abierto de Australia y en el torneo de Indian Wells, respectivamente.

 AP 162
AP 162

Con un solo título en su haber, el conseguido a finales de febrero sobre arcilla en Buenos Aires, Nadal afrontará su duelo número 43 contra Djokovic, al que domina por 23 a 19, con una confianza creciente tras haber certificado su presencia en semifinales por tercera vez esta campaña.

Djokovic, verdugo del croata Marin Cilic, será quien mida este sábado la recuperación y confianza de Rafa. Nadal va en busca a la definición de su noveno título en Montecarlo. En la otra semifinal se encontrarán el checo Tomas Berdych y el francés Gael Monfils, quienes derrotaron respectivamente al canadiense Milos Raonic, lesionado, y al búlgaro Grigor Dimitrov.