AP 163
AP 163

Mientras Irán mantiene las negociaciones sobre su programa nuclear con las potencias mundiales, el régimen clerical aumentó la frecuencia y capacidad de sus ataques cibernéticos, según un estudio que será lanzado por la firma de seguridad cibernética Norse y el American Enterprise Institute.

Frederick W. Kagan, director del poyecto de amenazas críticas del instituto, explicó que esta herramienta es un "arma" que le permite a Irán hacer un uso que no podría con la tecnología nuclear. "Tiene un grado de negociación que es atractivo para muchos países", aseguró.

En tanto, advirtió que si Teherán y los países del G5+1 llegan a un acuerdo por el programa nuclear, Irán será capaz de dedicar los ingresos provenientes de las mejoras de las inversiones de petróleo a las armas cibernéticas.

"La evidencia del informe de Norse, junto con el análisis de las agencias de inteligencia estadounidenses, sugiere que Irán ha hecho un uso mucho mayor de las armas cibernéticas durante el año pasado, pese a las sanciones internacionales", informó The New York Times.

"Los hackers iraníes están pasando de los ostentosos ciberataques con los que desconfiguran sitios web o simplemente los atacan offline a tener un reconocimiento más tranquilo. En algunos casos parece que se comprueban los sistemas críticos de infraestructura que podrían proporcionar oportunidades para los ataques más peligrosos y destructivos", concluyeron las firmas de seguridad cibernética.