Reuters 162
Reuters 162

La noticia eleva las apuestas en el casi antimonopolio más sonado que gestionó en Europa y podría llevar a miles de millones en multas para Google si no cambia la forma en que hace negocios en los 28 países del grupo.


Al anunciar la decisión, la comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, dijo estar "preocupada de que la empresa haya dado una ventaja injusta a su propio servicio de comparación de precios".


La pesquisa separada sobre Android comprobará si el gigante de internet depende de acuerdos anti competencia y abusa de su posición de dominio en el mercado móvil europeo, explicó la comisaria.


Durante años, la UE mantuvo conversaciones sobre un posible acuerdo con Google, pero ahora la ejecutiva europea señaló que la empresa no abordó por completo todos los temas que preocupaban a la UE.


La ruta más ofensiva en el proceso podría implicar muchos años de batalla legal, así como multas por valor de miles de millones de euros.


La UE puede imponer multas de hasta el 10 por ciento de los ingresos anuales, o unos u$s6.000 millones, y obligar a la empresa de Mountain View, California, a modificar su sistema para recomendar sitios web en Europa.


El principal objetivo es asegurar que las multinacionales "no niegan de forma artificial a los consumidores europeos una gama de opciones tan amplia como sea posible ni sofocan la innovación", dijo Vestager.


Google tiene una cuota de mercado de en torno al 90% de las búsquedas de internet en la UE, frente al aproximadamente 70% que tiene en Estados Unidos. Una de cada cuatro empresas que presentaron quejas sobre Google eran firmas rivales estadounidenses, señaló la comisaria.


"El dominio como tal no es un problema", explicó. "Sin embargo, las empresas dominantes tienen una responsabilidad de no abusar de su poderosa posición de mercado", agregó.


Antecedentes

Google fue blanqueada hace dos años por las autoridades estadounidenses de competencia por los mismos cargos. Las autoridades se conformaron con un compromiso de buena conducta.


La Comisión Federal de Comercio estadounidense (FTC) cerró entonces la investigación por vulnerar las reglas de competencia afirmando que no halló pruebas de abuso de posición dominante en las búsquedas de su motor.


Ahora, la decisión de la Comisión fue aplaudida por los querellantes de Google. FairSearch, que representa a Microsoft, Oracle, Expedia o TripAdvisor, estimaron que "crea un precedente" para tratar mejor las prácticas de Google. Icomp, otra organización querellante, saludó "una decisión valiente" frente a un grupo que "se cree por encima de las leyes".


En noviembre, el Parlamento Europeo había adoptado por amplia mayoría una resolución, no vinculante y por lo tanto simbólica, en la que pedía desvincular los motores de búsqueda de otros servicios de internet ofrecidos por una misma compañía, y que sugería por lo tanto desmantelar Google.


Thomas Vinje, asesor legal de FairSearch Europe, afirmó que la decisión es "un paso significativo hacia poner fin a las prácticas anticompetitivas de Google, que han dañado la innovación y las opciones de los consumidores".


Quejas de Google

Google desestimó la acusación presentada por la Unión Europea de que abusa de su posición dominante en Europa como motor de búsqueda en la red, y la calificó de errónea tras minimizar su papel al de una simple puerta de entrada a internet.


Los consumidores cuentan con "más elección que nunca antes" en cuanto a buscadores y servicios especializados de compra, entre otros medios, afirmó Google.


En una entrada de su blog europeo titulada "La búsqueda del daño", Gogle señala que "disiente respetuosa pero enérgicamente" con el envío de un pliego de cargos.


"Aunque Google pueda ser el motor de búsqueda más usado, la gente ahora puede encontrar y tener acceso a la información por diferentes caminos, y las acusaciones de daño, para consumidores y competidores, han demostrado ser erróneas", advirtió Amit Singhal, vicepresidente de la compañía con sede en California en un comunicado puesto en su sitio web oficial.


Añadió que la gente cuenta ahora "con más opciones que nunca" cuando intenta obtener información, gracias a la variedad de motores de búsqueda, servicios especializados, el crecimiento del uso de medios de comunicación social, gente que va directamente a sus sitios favoritos y usuarios de móviles que escogen sus sitios web o apps" (aplicaciones).


"Hay una gran cantidad de otros motores de búsqueda como: Bing, Yahoo!, Quora, DuckDuckGo y una nueva ola de asistentes de búsquedas como Siri de Apple y Cortana de Microsoft. Asimismo, hay innumerables servicios especializados como Amazon, Idealo, Le Guide, Expedia o eBay. Por ejemplo, Amazon, eBay e Idealo de Axel Springer son los tres servicios de compras más populares en Alemania", remarcó Google y recordó que "los usuarios utilizan cada vez más redes sociales como Facebook, Pinterest y Twitter para encontrar sugerencias, como dónde comer, qué películas ver o cómo decorar sus hogares".


Al hablar sobre competencia, Singhal es terminante: "Compañías como Axel Springer, Expedia, TripAdvisor y Yelp (todas ellas vociferantes demandantes en este proceso), alegaron que la práctica de Google para incluir nuestros propios productos (Flight Search, Maps, resultados locales de Google, etc.) en las búsquedas ha dañado en gran medida sus negocios. Pero su tráfico, ingresos y beneficios (además de las propuestas que ofrecen a los inversores) muestran una historia muy diferente".


Android, en la mira

En paralelo, la Comisión indicó que iniciaba una investigación para determinar si Google vulnera las reglas de competencia europeas con su sistema operativo Android para teléfonos móviles.


"La Comisión inició un procedimiento formal contra Google para analizar en profundidad si el comportamiento de la empresa sobre su sistema operativo para teléfonos móviles Android así como las aplicaciones y los servicios para smartphones y tabletas vulneran las reglas de la UE en materia de competencia", indicó la Comisión.