C. Diaz Azcue
C. Diaz Azcue

El kirchnerismo resolvió finalmente suspender el debate previsto para hoy en el que la Cámara alta debía evaluar el pliego de Roberto Carlés para ocupar el puesto que dejó Eugenio Zaffaroni en la Corte Suprema.


La nominación que hizo el Poder Ejecutivo debía contar con dos tercios de los votos de la Cámara, una condición que el oficialismo no estaba en condiciones de reunir sin apoyo de otros partidos. En diciembre, la oposición ya había adelantado que no convalidaría el nombramiento de un ministro en la Corte al entender que debía correr por cuenta del próximo gobierno.


Pese a la decisión, el FpV no retiraría de momento el pliego de Carlés, cuya figura fue objetada tanto por representantes de las bancadas no kirchneristas como por asociaciones ligadas al mundo judicial. Así, la propuesta de la Casa Rosada quedaría en una nebulosa.


Si el Gobierno decide desistir con Carlés -del mismo modo que lo hizo con Daniel Reposo cuando lo promovió para la Procuración General-, podría impulsar otro nombre para el caso.


En las últimas semanas, atento a las dificultades que presentaba la nominación de Carlés, surgieron versiones de que el Gobierno podría intentar ampliar el número de integrantes de la Corte para facilitar la designación de nuevos miembros. El rumor pareció quedar ayer desestimado por el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, cuando dijo que no había en estudio un proyecto de esa naturaleza.