Reuters 163
Reuters 163
 Reuters 163
Reuters 163

La fuerza del papa Francisco se hizo sentir en la Cumbre de las Américas.

En un mensaje leído por el secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, el primer Papa latinoamericano exhortó a los líderes de la región a buscar un común denominador para solucionar los problemas que afectan a la región, que es mayoritariamente católica.

El pontífice argentino dijo que a pesar de que las naciones latinoamericanas han avanzado económicamente en años recientes, una gran cantidad de personas sigue viviendo en la pobreza y la reducción de la desigualdad sólo se logrará con una acción concertada de los gobiernos.

"Hay bienes básicos de los que ningún ser humano puede ser excluido"

"La injusta distribución de las riquezas y los recursos es fuente de conflicto y violencia entre los pueblos porque supone que el progreso de unos se construye sobre el necesario sacrificio de otros y que para poder vivir dignamente, hay que luchar contra los demás", decía el mensaje.

"Hay bienes básicos como la tierra, el trabajo y la casa y servicios públicos como la salud o la educación, la seguridad y el medio ambiente de los que ningún ser humano puede ser excluido", agregó.

Parolin leyó el mensaje durante la ceremonia de inauguración de la cumbre el viernes por la noche. El país anfitrión, Panamá, invitó al Vaticano a participar en la cumbre por primera vez en los 21 años de historia de la cita regional.

El papa y Parolin participaron en negociar las conversaciones secretas entre Cuba y Estados Unidos que llevaron al presidente Barack Obama en diciembre a anunciar que iniciaría negociaciones para reanudar las relaciones diplomáticas con la isla.

Reuters
Reuters

La Cumbre de las Américas se celebra viernes 10 y sábado 11 de abril en Ciudad de Panamá. Por primera vez desde el lanzamiento de este foro regional para la integración en 1994, Cuba ha sido invitada. De hecho, el diálogo que mantendrán este sábado el presidente Barack Obama y su par cubano Raúl Castro será uno de los grandes hitos de este principio de siglo y pronto podría dejar atrás uno de los capítulos más traumáticos de la Guerra Fría en América Latina.

Aunque Obama y Castro se habían visto las caras –se saludaron brevemente durante el funeral de Nelson Mandela en Sudáfrica en 2013- no habían mantenido, como no lo ha hecho ningún líder de los dos países en medio siglo, un encuentro de más de pocos minutos.

Reuters
Reuters

El viernes, cuando se inauguró el foro hemisférico se saludaron distendidos y sonrientes e intercambiaron algunas palabras. Este sábado mantendrán una reunión más prolongada.