Esta mañana los medios árabes abrieron la jornada con la confirmación de la llegada de Marcelo Bielsa como nuevo entrenador de la Selección de Arabia Saudita, una versión que rápidamente encontró un importante eco en el Viejo Continente, donde el rosarino se mantiene al frente del Olympique Marsella. Es que pese a la buena campaña en la Ligue 1, ubicándose tercero por detrás del PSG y Lyon, aún es una incógnita la continuidad en la entidad francesa.


Aparentemente y según los matutinos de aquel país, el "Loco" aceptó la propuesta de la Federación para tomar del riendas del equipo a partir de mitad de año hasta la culminación de la Copa del Mundo Qatar 2022. No obstante, el dato saliente del acuerdo que habría nacido en las últimas horas corresponde a la cifra acordada de 10 millones de euros por temporada para ejercer sus funciones.


El objetivo de las autoridades es regresar a la máxima cita de combinados nacionales en Rusia 2018, después de las ausencias en Sudáfrica y Brasil, pero también "tener un equipo altamente competitivo para el primer Mundial en países árabes", en alusión al certamen que se llevará a cabo cuatro años más tarde.


En las negociaciones habría tenido un papel preponderante el príncipe Al-Walid Bin Talal Bin Abdelaziz Al Saoud, nieto unificador de Arabia Saudita y dueño de la 35ª fortuna del mundo en la lista confeccionada por la revista Forbes. Hace un tiempo, este singular personaje hizo el intento de comprar las acciones del Olympique Marsella y aunque fracasó la operación, se interiorizó en el currículum del entrenador argentino para ofrecerle el cargo mediante una cifra verdaderamente astronómica.


Mientras se espera la oficialización por parte de los dirigentes o el propio Bielsa, los hinchas del Marsella le dedican banderas y cánticos fecha tras fecha para demostrarle el cariño y la admiración que supo cosechar, pese a la dificultad reinante en el tramo final del campeonato doméstico para quedarse con el título (PSG le sacó cinco unidades de ventaja).


Hinchas del Marsella cantan por Bielsa ante Lens