163
163

Un grupo de castristas atacaron hoy a disidentes cubanos en pleno centro de la ciudad de Panamá, donde el próximo viernes comenzará la VII Cumbre de las Américas, de la que Cuba será protagonista por el acercamiento con los Estados Unidos y a la que fueron invitados tanto el gobernante Raúl Castro como representantes de la oposición.

Los disidentes denunciaron que al dejar un tributo al busto del prócer cubano José Martí en el Parque Porras, ubicado a metros de la embajada de Cuba en Panamá, fueron sorprendidos por los seguidores de Castro.

"Fuimos al busto de José Martí a dejar una ofrenda floral. Allí había varias personas que nos empezaron a gritar cosas obscenas y a decirnos que nos fuéramos. En un momento salieron varias personas de la embajada cubana y nos agredieron físicamente", contó Leticia Ramos, integrante de la agrupación Damas de Blanco.

Según relató a la cadena América Tevé, un hombre al que identificaron como funcionario diplomático le propinó un golpe. Orlando Gutiérrez, Jorge Luis García Pérez, conocido como Antúnez, y otros líderes de la oposición también estaban ahí y fueron agredidos.

Estos incidentes se suman a otro enfrentamiento que ocurrió en la sesión inicial del Foro de la Sociedad Civil, que se celebra paralelo a la Cumbre de las Américas, cuando la delegación gubernamental decidió retirarse. "Nosotros como sociedad civil estamos defendiendo lo nuestro, no podemos estar en el mismo espacio" que los disidentes, dijo a periodistas Luis Morlote, representante de la asociación de artistas y escritores de Cuba.

Morlote y varias decenas de cubanos, con banderas cubanas y pancartas a favor del gobierno de la isla, salieron del recinto y se declararon indignados por la presencia de opositores como Guillermo Fariñas, Manuel Cuesta y Leonardo Calvo. La delegación de los cubanos aclaró que se retiraba de la sesión inicial, pero volvería a las mesas de discusión que se desarrollarán hasta el viernes.

La presencia por primera vez de Cuba en la cita hemisférica y sus actividades colaterales estuvo marcada por la polarización de los cubanos favorables a la revolución -el grupo mayoritario- y otros asistentes opositores. "Y no, y no nos da la gana de ser una colonia norteamericana", "Afuera, afuera", gritaron por más de una hora y media los cubanos pro gubernamentales, quienes también entregaron un tabloide en el cual acusaron de "mercenarios" a los disidentes.

La manifestación caldeó el ambiente y retrasó el ingreso de muchos invitados al foro de otros países. "Esperamos la reciprocidad y el entendimiento de todos los que llegan a nuestro país", dijo molesto Rubén Castillo, coordinador del foro. "La sociedad civil va a participar en un diálogo de altura", agregó. El foro, inaugurado por el presidente panameño Juan Carlos Varela y el secretario de la OEA, José Miguel Insulza, se desarrolla desde el 8 al 10 de abril y busca entregar recomendaciones a los presidentes que asisten a la séptima cumbre.