Críticas, ironías y acusaciones: la reacción del kirchnerismo a la candidatura de Insaurralde

El intendente de Lomas de Zamora confirmó que busca suceder a Scioli. Dos dirigentes anotados en la misma carrera, legisladores e intendentes, entre los oficialistas, reconocieron su "derecho" pero le exigieron "coherencia"

 DyN 162
DyN 162
 Prensa Martín Insaurralde 162
Prensa Martín Insaurralde 162

Primero en las encuestas durante meses, Martín Insaurralde pareció tiempo atrás consolidarse como un favorito claro para ocupar el sillón que dejará Daniel Scioli. Tanto fue así que por esos tiempos se lo disputó más de una fuerza. El entonces diputado disfrutó el juego, hizo guiños hacia el massismo y volvió a la intendencia. Estuvo en boca de todos. Luego, un meditado silencio lo alejó de la escena, avivó y apagó rumores y lo dejó en un limbo, casi marginado del duelo electoral. Pero ayer volvió al ruedo.

Como el año pasado, el lomense dio el "sí, quiero". Esta vez no fue para Jesica Cirio, sino para ese otro objeto de deseo que en las últimas semanas parecía olvidado: la gobernación bonaerense. La confirmación de su precandidatura sacudió un tablero en el que muchos ya no lo tenían en sus planes. Los primeros en reaccionar fueron los kirchneristas. Salvo Scioli, ninguno lo hizo con agrado hasta ahora.

Diego Bossio, quien aparece mejor posicionado para disputar el mismo cargo en los sondeos, eligió el camino de la ironía para referirse a la noticia. Concedió que Insaurralde tiene "legitimidad" para ser candidato, pero apuntó que a los dirigentes que demoran las definiciones "el Bailando los marea". Se refería, claro, al certamen televisivo donde participó Cirio.

"Cuando digo que los marea es porque van de un lado al otro y terminan siendo incoherentes. Eso no es gratuito", planteó en declaraciones a radio La Red.

Patricio Mussi, intendente de Berazategui y también aspirante a la gobernación, consideró que "el mejor aporte que puede hacer Insaurralde al Frente para la Victoria es candidatearse en Lomas de Zamora para garantizar el distrito y sumar esos votos al espacio que conduce la Presidenta (Cristina Fernández)".

"Insaurralde no sólo traicionó al electorado al abandonar su banca de diputado, sino también a todos los que estuvieron trabajando codo a codo con él para instalar su candidatura, desde la Presidenta hasta sus colegas intendentes", indicó Mussi en un comunicado conjunto con los intendentes Santiago Maggiotti, (Navarro), Francisco Durañona (San Antonio de Areco), Juan Pablo Anghileri (General Rodríguez), Francisco Echarren (Castelli) y Hernán Yzurieta (Punta Indio), entre otros.

No fueron esos los únicos intendentes que se pronunciaron con críticas. El de General Paz, Juan Carlos Veramendi, le achacó una "actitud ambivalente" por sus gestos hacia Massa, y dijo que no tiene su "confianza". "Hay que ser consecuente siempre con el proyecto, no cuando conviene", remató.

Coincidió en un diagnóstico similar su par de Alberti, Marta Médici, quien como Veramendi ha dado señales de apoyar al titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez, para suceder a Scioli. "A pocos días de ser electo diputado, no dudó en hacer circular fotografías muy sugestivas con dirigentes de la oposición. La política no resiste oportunismos y coqueteos con otras fuerzas políticas según indiquen encuestas o medios de comunicación", señaló.

En el plano legislativo, los diputados oficialistas Andrea García y Mario Oporto observaron que "no se puede ser candidato a gobernador cuando se estuvo dudando si ser oficialista o ser de un espacio opositor".

"Creo que para ser candidato a gobernador hay que representar fehacientemente, sin especulaciones ni dudas, el proyecto que se viene implementando a nivel nacional desde hace más de una década", dijo Oporto. "El candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires del Frente Para la Victoria no puede ser un oportunista", completó García.

Su par Ricardo Móccero expresó: "Su intención de ser candidato es un manotazo de ahogado tratando de posicionarse cuando hasta hace unos meses estuvo tratando de enrolarse con Sergio Massa". Y agregó: "No creo que se pueda revertir la situación de bronca que hay dentro del Frente para la Victoria".