163
163

Un ex rebelde sirio, que formó parte del Estado Islámico, reveló pormenores del grupo terrorista que desde hace meses siembra el terror en Medio Oriente. Además, explicó la importante influencia que tuvieron y tienen ex oficiales iraquíes que sirvieron al ex presidente Saddam Hussein.

"Todos los que toman las decisiones son iraquíes, y la mayoría de ellos son ex oficiales de Saddam Hussein", apuntó Abu Hamza a The Washington Post. El ex miembro de la organización yihadista utiliza ese seudónimo por temor a su seguridad.

En un comienzo fue tentando a formar parte de una "utópica" organización, pero una vez dentro de ISIS se dio cuenta que la realidad era muy diferente a la que le habían planteado cuando le ofrecieron enrolarse.

Además de resaltar la brutalidad del Estado Islámico, Hamza hizo especial hincapié en el peso que tienen los iraquíes dentro de un grupo que se ha caracterizado por reclutar combatientes de distintas partes del mundo.

 163
163

"Se trata de un grupo terrorista, pero es más que eso. Es una insurgencia iraquí de cosecha propia, y es orgánica a Irak", explicó al Washington Post.

Una vez que se unió a ISIS, el ex rebelde sirio notó desde un primer momento que las supervisiones y órdenes provenían de un emir iraquí. Sin embargo, reconoció que nunca descubrió las identidades reales de los iraquíes, quienes utilizan seudónimos o directamente no revelan sus nombres.

Abu Hamza tuvo cierto peso dentro de la organización al convertirse en gobernante en una pequeña comunidad en Siria. Pero sus diferencias con las brutales metodologías empleadas por los yihadistas le trajeron más de un problema.

Durante una reunión en 2014 se mostró en contra de ciertas cuestiones planteadas en una reunión, e inmediatamente fue arrestado "por orden de un hombre iraquí enmascarado". Este hombre "había trabajado para una agencia de inteligencia iraquí y ahora pertenece al servicio de seguridad del Estado Islámico", narró el militante arrepentido.

El sirio agregó que la llegada de los ex oficiales de Hussein le trajo al Estado Islámico "experiencia militar y algunos de los programas de los antiguos miembros del partido Baath, así como las redes de contrabando desarrolladas para evitar sanciones de los 90 y que ahora facilita al comercio de petróleo ilícito".

Al formar parte de la estructura jerárquica de ISIS, estos oficiales no son quienes luchan en el campo de batallas, sino los combatientes que van llegando desde el exterior para unirse a la causa yihadista.

"Los propios iraquíes no luchan. Pusieron los combatientes extranjeros en las líneas del frente", indicó Hamza, quien finalmente logró escapar y hoy se encuentra refugiado en Turquía.