Macri paga $2,8 millones mensuales por el alquiler del nuevo edificio de Parque Patricios

Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires
Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

La flamante sede gubernamental en Parque Patricios que Mauricio Macri inauguró oficialmente el miércoles 1 junto al creador del imponente edificio, el reconocido arquitecto británico Norman Foster, tiene precio. Por mes, por la mudanza de sus oficinas y de las de unos 1.500 empleados, el jefe de Gobierno porteño deberá desembolsar $2.800.000 por el alquiler del lugar, que todavía le pertenece al Banco de la Ciudad de Buenos Aires, hasta que la Ciudad compre finalmente el inmueble.

La cifra, según confiaron desde el gobierno porteño y fuentes del banco, es de $2.300.000 más IVA mensuales, que arroja un total de 2.783.000 pesos. Durante un año –las fuentes consultadas dan por descontado que la Ciudad deberá alquilar el edificio al menos por 12 meses- el monto asciende a casi 35 millones de pesos.

Durante ese lapso, el Banco Nación será el encargado de la nueva tasación del predio de 38.000 metros cuadrados, una obra que le demandó al banco porteño 250 millones de pesos. Desde la entidad aseguran que ese monto, con el edificio terminado y tras la revalorización de la zona, ascendería a unos $400 millones, que deberán ser abonados por Macri o su sucesor para firmar los papeles de propiedad del inmueble. La duda en este caso es si el líder del PRO debía esperar la mudanza y hacerse del edificio, lo que hubiera significado un ahorro mensual de 2.800.000 pesos. En total, y sin contar el desembolso por el alquiler, el costo de la flamante sede sería de más de $600 millones para las arcas porteñas.


"El alquiler es un 40% más barato por metro cuadrado que el alquiler pagado por el Gobierno por las oficinas que está devolviendo en el microcentro, a raíz de la mudanza al sur", explicaron desde las nuevas oficinas de Parque Patricios. De hecho, si bien en este caso el desembolso por metro cuadrado sería un tanto más caro, el Gobierno de la Ciudad abona mucho más por el alquiler del edificio de la ex fábrica Canale, también en el sur, frente al Parque Lezama, en el límite entre los barrios La Boca y Barracas. Ese contrato, hasta julio del 2017, le significa al Gobierno local más de 197 millones de pesos, según publicó el año pasado el sitio La Política Online.

Si bien en el discurso inaugural, rodeado de funcionarios y dirigentes del PRO y celebridades, Macri agradeció a las autoridades del banco porteño por la cesión de las oficinas –en principio, el lugar iba a albergar a los empleados de la entidad-, por ley el Banco Ciudad no puede prestarle inmuebles al gobierno municipal.

De hecho, la futura operación de compra-venta estará regulada por el Banco Central, que controla todas las operaciones relacionadas con el patrimonio de las entidades. Llegado el momento, el BCRA tiene la potestad de dar el visto bueno u objetar la operación.

Como contrapartida, la Ciudad ofrecerá como parte de pago el edificio del Mercado del Plata, el gigante ubicado a metros del Obelisco, que hoy alberga, entre otros despachos, al Ministerio de Desarrollo Urbano. Otra de las dependencias que, de a poco, muda sus pertenencias al sur.