Germán Delfino habló luego de que finalizó el triunfo de Vélez por 2 a 1 como local ante Arsenal. El árbitro se llevó todas las miradas, después de cobrar un penal a favor del "Fortín", expulsar a un jugador del "Arse" y luego dar marcha atrás al ser avisado de su error. El detalle es que nunca aclaró si fue porque el línea Iván Núñez se dio cuenta de la equivocación por cuenta propia o por haber observado en la televisión, algo que está prohibido en el reglamento. Todo indica a que le avisaron al juez asistente.


"Yo veo una mano arriba. Ante las protestas de todos le pedí calma a los jugadores, quienes en ese momento no escuchaban nada", explicó Delfino para después agregar: "Unos me decían que no era mano del jugador de Arsenal y otros decían que sí era mano. Por eso me tomé el tiempo necesario y la decisión, porque así lo creí correspondiente".


"Me voy muy mal, porque el procedimiento fue horrible y son cosas que no me pueden pasar. No sé explicar cómo me siento, pero es algo que nunca me pasó en años", sostuvo el referí. Y luego, en referencia a la decisión final (de revertir el fallo), destacó: "Yo creo que hice lo debido al cambiar el fallo y continuar con el partido".


"Somos un equipo, valoro el trabajo de los muchachos pero el no resolver rápido genera confusión", explicó Delfino, quien se hizo cargo de la forma en la que manejó la resolución. No obstante, el juez se fue conforme al expresar: "Si hicimos justicia me voy tranquilo y además quiero valorar el respeto de los jugadores de ambos equipos, porque protestaron sin faltar el respeto y después continuaron jugando y dejándome dirigir. Más allá de eso, luego miraré a dónde fallé y habrá que ver lo que pasa".