162
162
 162
162
 162
162
 162
162
 162
162

Marta Noce estuvo cerca de Juan Pablo II por primera vez en 1982, en una ocasión histórica, cuando el pontífice llegó al país hacia el final de la guerra de Malvinas. En 1987 fue parte del selecto grupo de periodistas que acompañó la gira papal durante su segunda visita a la Argentina. Fue testigo privilegiada de la primera edición de las Jornadas Mundiales de la Juventud realizada fuera de Roma y cuya fecha coincidió con el Domingo de Ramos. Fue la primera vez que un Papa no estaba en la ciudad italiana para celebrarlo.


"La primera vez que lo vi fue en medio del conflicto por las (Islas) Malvinas en la Catedral Metropolitana. Se acercó a las cuatro columnas centrales (a los costados del Altar) y saludó. Se acercó a mí y preguntó: "¿giornalista?", asentí con la cabeza, estiró las manos... ¡Se estiró él para saludarme! Me dejó impresionada por la manera en que se movía, por su sencillez, porque hasta ese momento teníamos la imagen de un Papa más ceremonioso", recordó.


 162
162

Con alegría y emoción, Noce evocó ese primer instante al lado de Juan Pablo II: "La primera impresión que tuve fue la de un hombre de una fuerza interior impresionante, atlético, deportista, caminaba erguido y con una fuerza carismática impresionante. Su sola presencia impresionaba, impactaba. Tenia una sencillez y calidez humana indescriptibles".


Marta fue elegida por la ya desaparecida revista católica Esquiu para cubrir todo el viaje del Papa por Argentina, entre el 6 y el 12 de abril 1987. Así lo contó: "La segunda vez fue en 1987 cuando me designaron en la revista para acompañarlo en el avión de periodistas, íbamos detrás del avión papal. Comenzamos en Bahía Blanca, luego partimos a Río Negro donde estuvo con una delegación Mapuche. Después, pasamos por Mendoza, Córdoba y Salta...".

En Bahía Blanca fue recibido por 130.000 personas, luego partió a Viedma, más tarde a Córdoba y luego a Mendoza
 162
162

La gira papal continuó por Tucumán, Salta, Corrientes, Paraná, Rosario y culminó en Buenos Aires donde habló ante una infinita multitud en el Mercado Central y sobre la Avenida 9 de Julio, donde se calculó que más de un millón de personas presenciaron la Jornada Mundial de la Juventud, la primera en hacerse fuera de Roma.

"Cada vez que los jóvenes cantaban, el Papa seguía el ritmo de la música con los pies, creo que no cantó solo porque no sabía la letra"

 162
162
"Miles de jóvenes acamparon en la 9 de Julio para ver a Juan Pablo II. Él tenía mucho amor por los jóvenes y los jóvenes por él"

"Cuando se hizo la Jornada, la Avenida 9 de Julio quedó totalmente cubierta. Hubo más de un millón de personas, y lo que él hizo fue convocante, motivador. Miles de jóvenes durmieron en la plaza de la 9 de Julio esa noche para esperarlo al otro día, que fue Domingo de Ramos. Fue la primera vez que un Papa estaba fuera de Roma en un Domingo de Ramos", recordó Marta y agregó: "De ahí comenzó toda la manifestación de las JMJ. La próxima será en Cracovia, Polonia, la tierra de Juan Pablo II, quien tenía un gran amor por los jóvenes porque fue quien rompió el hielo, y para los jóvenes era un desafío ir a las Jornadas".



"Juan Pablo me reconoció años después en Roma. Me temblaban las piernas de emoción"

Marta Noce se encontró tres veces con el Papa Juan Pablo II, la última vez fue en Roma cuando volvió a integrar un selecto grupo de periodistas elegidos para celebrar los 75 años de una organización de Comunicadores Católicos. "La última vez que lo vi fue en el 2002, el 6 diciembre en Roma. Ya estaba enfermo, pero lúcido. Quiso recibirnos y lo hizo después de celebrar la misa en la Basílica de San Pedro. Fuimos a una de las Salas de Audiencias a esperarlo, nos habían avisado que llegaría a hacer un saludo general debido a su salud, pero no. Entró caminando lento, ayudado por un andador, cuando vio a un bebé lo alzó, le costaba movilizarse, pero lo hizo y llegó hasta nosotros. Se nos puso enfrente y nos saludó uno por uno. En ese momento ocurrió algo extraño: me dio un dolor muy fuerte en el pecho, pienso que fue la emoción, hasta me temblaban las piernas. El Arzobispo que lo acompañaba nos presentó uno por uno y como tenía una memoria prodigiosa se acordó de mi. "Marta de Argentina", dijo... ¡Casi me muero! Me miró y dio las gracias por estar ahí. Lloré como 20 minutos sin parar y el dolor se me fue. Esa fue la ultima vez que lo vi".


 162
162

Los recuerdos de Marta son muchos, la emoción que siente al hablar del hombre que tanto admiró es contagiosa. Consultada sobre qué fue lo que más la impactó de todo lo que vio y escuchó en esos días al lado del Papa Peregrino, respondió: "Lo que más me impactó fue escucharlo hablar de la Patria en Tucumán. Habló a todos del respeto y el amor que hay que tenerle a la Patria y a la independencia, será porque no estábamos acostumbrados a escuchar a un Papa hablar así o porque él sufrió mucho por su país... ¿Qué me dejó conocerlo? ¡Uf! Saber que fue un hombre muy humano, muy profundo y mariano, muy solidario, muy amigo, con un montón de valores, como el del amor a la Patria. Hoy me parece maravilloso recordar eso, Juan Pablo II tenía un imán, era carismático. Lo valoro mucho porque estaba dispuesto y entregado, porque fue un luchador de aquello que había vivido. Tuvo una vida personal durísima, pero fue un religioso entregado y feliz. Aquel atentado lo minó físicamente, pero pese a ello conservó esa presencia física y espiritual impresionante y lo recuerdo con mucho, pero mucho amor".