AP 163
AP 163

El presidente boliviano, Evo Morales, destituyó el martes a su ministro de Defensa, Jorge Ledezma, por distribuir agua a nombre del país a damnificados en el norte chileno, portando en su chaqueta una leyenda que aludía al diferendo marítimo que mantienen con Chile.

"Lamento mucho tomar esta decisión frente al compañero Ledezma, pero no podemos cometer esta clase de errores", afirmó el mandatario en un acto realizado en el presidencial Palacio Quemado, donde posesionó al oficialista Reymi Ferreira, como nueva autoridad.

Ledezma provocó el malestar de Chile, tras distribuir agua en botellones, como parte de la ayuda humanitaria de Bolivia, mostrando en la solapa de su chaqueta una insignia que decía: "El mar es de Bolivia".

Evo Morales: "No podemos cometer esta clase de errores"

La Paz reclama desde el siglo pasado a Santiago por una salida al mar, la que perdió en una guerra a fines del siglo XIX. Por este tema llevó a su vecino a la Corte Internacional de Justicia de La Haya, para resolver el conflicto bilateral. En mayo, ambas partes presentarán sus alegatos orales en el tribunal.

El presidente Morales, durante su discurso en el que comunicó el ajuste en su gabinete, aprovechó la oportunidad para "pedir disculpas al gobierno de Chile, no era una decisión personal, nunca manejamos (la ayuda) con fines electorales".

El ahora ex ministro de Defensa llegó este martes a la ciudad de Copiapó, 800 km al norte de Santiago, con un cargamento de 13 toneladas de agua embotellada para ayudar a una de las zonas más afectada por los temporales de lluvia que azotaron el árido norte chileno y dejaron hasta ahora 23 muertos y 57 desaparecidos.

 AP 163
AP 163

El canciller chileno Heraldo Muñoz agradeció luego en su país la cooperación, aunque aseveró que "quisiera decir en forma clara que la tragedia y el dolor de la catástrofe en el norte no se debe utilizar para propósitos políticos de la campaña comunicacional boliviana".

El Senado chileno aprobó por separado unánimemente un proyecto de acuerdo en que rechaza el uso propagandístico de la ayuda de parte de Bolivia, "aprovechando una desgracia".

Ledezma, enterado de las muestras de malestar, quiso amainar el temporal, al indicar en Chile que "no hemos venido a hacer propaganda, no hemos venido a provocar a nadie, hemos traído sencillamente agua", aunque no frenó su destitución que se produjo horas después en La Paz.

Su reemplazante, Ferreira, fue candidato a alcalde para la ciudad de Santa Cruz, en las elecciones regionales del pasado domingo, cuando fue derrotado por el opositor Percy Fernández.