Shutterstock 162
Shutterstock 162
 Shutterstock 162
Shutterstock 162

Los efectos del consumo adictivo de cannabis se conocen más por los problemas neurológicos y sobre el cerebro que generan, que por su vinculación con eventos cardiovasculares severos.

Y allí cobra relevancia la publicación reciente de un paper cientítfico en el journal de la American Heart Association con el aval de la American Stroke Association que vincula el consumo adictivo de cannabis con la existencia de complicaciones vasculares, sobre todo en la franja de consmidores más jóvenes. El estudio detecta haber observado treinta y cinco complicaciones cardiovasculares luego del consumo adictivo de cannabis en adultos jóvenes, entre los 18 y los 40 años.

Consultado por Infobae, el médico cardiólogo Rafael Díaz, director de ECLA (Estudios Clínicos Latinoamérica) y director del departamento de cardiología del Instituto Cardiovascular de Rosario, explica: "Hay que saber que estos estudios de observación clínica siempre tienen a cuestas "déficits", porque en toda investigación científica de vigilancia de adicciones o farmacovigilancia son los propios médicos los encargados de "reportar" los eventos negativos respecto del consumo adictivo de sustancias, en este caso puntual referido al cannabis. Y a la vez, son los médicos también los que NO reportan todo lo que observan".

"Es decir que, teniendo en cuenta estos déficits, es la primera vez que un paper científico avalado por una institución prestigiosa como American Heart Association pone el foco, "detecta un señal", sobre algo que no se dijo antes sobre el consumo de cannabis y la población de adultos jóvenes".

Conclusiones relevantes

El estudio "Cannabis use: signal of increasing risk of serious cardiovascular disorders" fue publicado recientemente en el Journal of the American Heart Association (JAHA) y se trata de una investigación que recopila la observación de farmacovilgilancia en adicciones basada en la información científica que aportó la red francesa Addictovigilance, con sede en París, Francia.

En el país galo, los casos graves de abuso y dependencia del uso de sustancias psicoactivas deben ser reportados al sistema nacional francés Addictovigilance. Este estudio específico sobre cannabis incorpora para arribar a sus conclusiones los informes de las complicaciones cardiovasculares relacionadas con el consumo de cannabis recogidos por Addictovigilance, entre los años 2006 y 2010.

Durante ese período -de 2006 a 2010- se registraron 1.979 informes espontáneos (casos) relacionados con el cannabis, de los cuales 35 correspondieron a complicaciones cardiovasculares (ver cuadro abajo). Durante ese mismo período, el porcentaje de complicaciones cardiovasculares relacionadas con el cannabis aumentó de 1,1% en 2006 a 3,6% en 2010.

Observación clínica de farmacovigilancia. Casos e informes cardiovasculares relacionados con el consumo adictivo de cannabis entre 2006 y 2010. Fuente Red Addictovigilance, Francia.

 162
162

Según el estudio publicado en el JAHA, las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la causa más frecuente de muerte en todo el mundo y la más común es la enfermedad de arteria coronaria, con una tasa de mortalidad en el mundo del 12,8%. Y también según el informe, el cannabis es la sustancia ilícita (según el país) más consumida en el mundo.

El estudio plantea una relación directa entre el consumo adictivo de cannabis y la tasa de complicaciones vasculares, y un aumento constante de estas últimas durante los últimos cinco años. Los trastornos cardiovasculares representaron el 2% de los informes relacionados con el cannabis, clasificados en complicaciones cardíacas, cerebrales y otras. La mayoría consistía en síndromes coronarios agudos y arteriopatías periféricas.

El estudio científico refuerza la idea de que el cannabis puede ser responsable de complicaciones graves del sistema cardiovascular, entre los adultos jóvenes

Relación particular: cannabis y jóvenes

En la actualidad, la relación social entre cannabis y jóvenes se complejiza cada vez más; sobre todo porque socialmente para muchos es percibida como una hierba inofensiva para el público en general y para los jóvenes en particular. A esto se suma el legítimo y actual debate sobre la legalización de las drogas, sobre su uso y cantidades para consumo personal.

El estudio plantea que el cannabis puede desencadenar complicaciones cardiovasculares, y por lo tanto debe ser considerada de esta manera por profesionales de la salud y usuarios, que a menudo admiten el peligro de otras drogas psicoactivas, como la cocaína o las anfetaminas, pero minimizan los efectos del cannabis.

 Shutterstock 162
Shutterstock 162

Precisa el doctor Díaz a Infobae: "En general, los médicos cuando ven las complicaciones que provocan las adicciones tienen la obligación de reportar esos efectos adversos que provoca la sustancia sobre distintos órganos y sistemas del cuerpo a las diferentes redes de farmacovigilancia de referencia en cada país. En este caso, los nuevos conocimientos que arroja el estudio publicado en el JAHA en el campo de las complicaciones del consumo adictivo de cannabis, debe ser considerado como el punto de partida para futuras investigaciones".

El paper científico publicado en el JAHA apela a que los datos relativos al peligro del consumo de cannabis debe ser ampliamente difundido. Y señala a los médicos como principales divulgadores acerca de que el cannabis puede ser un factor desencadenante potencial de complicaciones cardiovasculares en los adultos jóvenes. Y refuerza el estudio que en la mayoría de los casos se registraron infartos de miocardio con alta mortalidad.

Agrega el cardiólogo Díaz a Infobae: "Lo más relevante de este estudio publicado en el journal de la AHA es que se trata de la primera señal formal que dice: '¡Atención! éstos jóvenes observados que consumen de manera adictiva cannabis son muy chicos para haber detectado eventos vasculares graves'. No son patologías esperables en personas que pertenecen a un grupo etario de adultos jóvenes (aproximado entre los 18 y 35 años). Aquí hay una señal; estos jóvenes no deberían sufrir un infarto de miocardio a los 18 años. Ahora, la tarea pendiente que deja el estudio es que hay que profundizar esta señal, sigamos observando para sumar más evidencia".

Inside del estudio

En el estudio del JAHA se describen las características clínicas de estos casos y su evolución: el 1,8 por ciento de todos los informes relacionados con el cannabis (35 de 1979) fueron complicaciones cardiovasculares; siendo los pacientes en su mayoría hombres (85,7%) y de edad media, alrededor de los 34 años. Hubo 22 complicaciones cardíacas (20 síndromes coronarios agudos o infartos), diez complicaciones periféricas (extremidades inferiores o arteriopatías juveniles y enfermedad de Buerger (una vasculitis de pequeños y medianos vasos de las manos y los pies), y 3 complicaciones cerebrales (angiopatía cerebral aguda, ceguera cortical transitoria, y espasmo de la arteria cerebral). En nueve casos, el evento dio lugar a la muerte del paciente.

El estudio se realizó con datos anónimos recogidos rutinariamente y por lo tanto, de acuerdo a la reglamentación francesa, que no requiere la aprobación de una estructura reguladora o un comité de ética.

Los casos que incluye el estudio se describen de acuerdo con el tipo de complicación, sexo y edad del paciente, la historia cardiovascular y la magnitud de la exposición al cannabis. También se investigó en los casos estudiados el uso simultáneo de otras sustancias psicoactivas.

Contextos

La reducción de las enfermedades cardiovasculares es una de las principales preocupaciones de los países occidentales. En los Estados Unidos, la propia American Heart Association tiene como objetivo mejorar la salud cardiovascular de todos los estadounidenses, reduciendo las muertes por enfermedades cardiovasculares y los accidentes cerebrovasculares en un 20% para el 2020.

En Europa, el sistema de evaluación sistemática de riesgos coronarios (SCORE) fue desarrollado para proporcionar un sistema de puntuación del riesgo para el manejo del riesgo cardiovascular en la práctica clínica.

Entre las conclusiones del paper del JAHA figura que el consumo adictivo de cannabis en la actualidad se ha banalizado

La frecuencia de las enfermedades cardiovasculares varía entre los países por las diferencias geográficas, el estilo de vida, y de acuerdo con los factores de riesgo generalmente reconocidos para las enfermedades cardiovasculares. Entre los factores de riesgo influyen especialmente la obesidad, las variaciones de peso y el sedentarismo. También la edad, y entre los factores metabólicos los niveles de colesterol elevados y el consumo de tabaco.

Recientemente se ha agregado a la lista de los potenciales factores desencadenantes para el infarto de miocardio el hecho de fumar cannabis. Es la sustancia, después del tabaco y la cocaína, más a menudo identificada como implicada en accidentes cerebrovasculares isquémicos asociados con abuso fármacos.