Télam 162
Télam 162
 162
162
 Télam 162
Télam 162

El avance del fuego en la cordillera de Chubut alcanzó en las últimas horas el paraje Puerto Patriada, donde afectó cinco viviendas y obligó a la evacuación de sus habitantes y otros vecinos de modo preventivo.

Desde la administración provincial garantizaron que asistirán a los damnificados para que puedan recuperar sus viviendas: "Quiero decirles a cada una de las familias que este Gobierno no las va a dejar solas", dijo el gobernador Martín Buzzi tras recorrer el sector de Puerto Patriada.

"Vamos a darles toda la cobertura necesaria, recibiéndolas en los centros de evacuados que tenemos instalados y toda la apoyatura económica para que puedan recuperar sus viviendas en el lugar en que han vivido siempre", prometió el mandatario.

En las últimas horas de ayer, el fuego cruzó el río Epuyén y el camino a Desemboque y avanzó sobre el Cordón Derrumbe hasta llegar a la cima, desde donde comenzó a bajar en dirección al paraje Puerto Patriada.

En declaraciones difundidas por Canal 7, Buzzi destacó la tarea de los brigadistas que trabajan "sin pausa" para combatir las llamas y afirmó que las condiciones climáticas ayer fueron "un factor desencadenante de esta situación tan difícil". Además, aseguró que trabajan para "brindarle todos los elementos que requiere la Justicia para dar con los responsables de estos hechos" y reiteró la hipótesis de fuegos intencionales: "Sabemos que una parte muy importante de los incendios son provocados", sentenció.

 162
162

En la zona debieron evacuar a los vecinos, en su mayoría niños, mujeres y adultos mayores, de manera preventiva ante el avance del fuego que afectó a cinco viviendas. Además, se reforzaron los controles con recorridas policiales y esta mañana se bloqueó al ingreso y egreso de vehículos ajenos al operativo de emergencia en las zonas de El Desemboque, a la altura del camping Las Pitras, y en Puerto Patriada, en la zona de la cantera.

En el operativo de emergencia trabajaban alrededor de 200 personas, tres helicópteros con helibalde y aviones hidrantes. Los focos más candentes son los del cerro Currumahuida y del Parque Nacional Los Alerces, donde anoche comenzó a llover, lo que llevó algo de tranquilidad.

Más de 500 brigadistas de distintos puntos del país trabajan para combatir los seis focos que continúan activos en la cordillera chubutense. En ese marco, el Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito (SAVD) brinda asistencia psicológica a quienes se ven afectados por el fuego. La responsable del SAVD Esquel, Luisa Pasquini, sostuvo que "es tan masiva la catástrofe que es muy difícil trabajar".