163
163
 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163

René Díaz grababa con su cámara el aluvión de agua y lodo que arrasó Chañaral, Chile, cuando captó la lucha de un pequeño perro por salvarse. Alentado por las personas que se encontraban en el lugar, el animal camina sobre los escombros arrastrados por el agua.

Ha sido un poco de vida en medio de la tragedia que asola al norte de Chile. Las fuerzas militares y equipos especializados continúan en las labores de rescate de miles de personas aisladas en pueblos desérticos, azotados por inusuales lluvias que dejaron al menos siete muertos tras el desborde de ríos.

Por las intensas precipitaciones, las peores de los últimos 80 años, permanecían desaparecidas casi una veintena de personas.

Las cifras de fallecidos podrían aumentar en los próximos días, debido a que muchos lugareños aseguraron que decenas de personas fueron sepultados por aluviones en los valles y quebradas de la zona cordillerana y en pueblos costeros.

 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163

La gubernamental Oficina Nacional de Emergencia (ONEMI) dijo que había más de 4.000 personas damnificadas y unas 2.000 albergadas. Autoridades locales, en tanto, indicaron que centenares de casas fueron destruidas completamente, mientras unas 5.000 sufrieron daños menores y mayores.Luego de haber inspeccionado muchas localidades afectadas, la mandataria Michelle Bachelet dijo que se dispusieron decenas de albergues, en medio de la preocupación de los afectados que insistentemente le consultaron a la jefa de Estado hasta cuándo estarían en estos recintos de emergencia.

"Los aludes han dejado siete muertos y 20 desaparecidos".



 EFE 163
EFE 163

 EFE 163
EFE 163

 EFE 163
EFE 163

"No puedo levantar una casa en un segundo (...) la primera prioridad es rescatar personas y salvar vidas", dijo Bachelet.

En algunas zonas del árido desierto chileno, los registros indicaron que la lluvia caída en los últimos días equivalía a lo acumulado en dos o tres años.

El Gobierno ordenó a las fuerzas militares tomar el control del orden público en las áreas más afectadas, junto con el traslado de unos 16 helicópteros y aviones para ir en ayuda de las cientos de personas aisladas.

"El agua caída en unos pocos días equivale a las precipitaciones de dos años"

"Éste es el mayor desastre pluviométrico que hemos tenido en los últimos 80 años y es una situación muy compleja", admitió el subsecretario del Ministerio del Interior, Mahmud Aleuy.

 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163
 EFE 163
EFE 163

Tras los múltiples aluviones en distantes zonas del norte del país, la autoridad declaró alerta sanitaria por la turbiedad del agua potable y ordenó una vacunación generalizada por posibles brotes de enfermedades. Las lluvias también inundaron un hospital, por lo que se ordenó el traslado aéreo de cuatro recién nacidos a Santiago.

Entre barros y escombros, cientos de personas intentaban recuperar lo que se pudiera de sus viviendas afectadas en medio de brotes de saqueos que obligaron a las autoridades a declarar toque de queda en algunos pueblos y a pedir a los dueños de almacenes no especular con los precios de productos de primera necesidad.

Los esfuerzos de las autoridades estaban concentrados en las comunas de Alto del Carmen, Tierra Amarilla y Diego de Almagro, donde cientos de personas permanecían aisladas aún.

Las ciudades de Copiapó, Taltal y en pequeños pueblos se repetían las escenas de barros y escombros, mientras que varias villas se encontraban casi hundidas en el lodo, como El Salado y Chañaral, donde las autoridades concentraban las labores de búsqueda de desaparecidos con perros especializados y equipos de criminalística.

El inusual fenómeno climatológico se produjo debido a que un núcleo frío chocó con la Cordillera de Los Andes y, en vez de caer nieve, produjo fuertes precipitaciones a gran altura que barrieron con todo camino abajo y en dirección hacia valles, quebradas y pueblos costeros.