Télam 162
Télam 162

Tras la publicación de un informe que enumera inconsistencias en el currículum del abogado Roberto Carlés, postulado por Cristina Kirchner para remplazar a Eugenio Zaffaroni en la Corte Suprema de Justicia –candidatura que será debatida en el Senado el próximo 31 de marzo- Infobae dialogó telefónicamente con él. Posteriormente, el Dr. Jorge Rizzo, ex presidente del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal se comunicó con esta redacción para hacer algunas precisiones, ya que fue aludido en la entrevista).

A continuación, las declaraciones del Dr. Carlés y al pie de la nota las aclaraciones del Dr. Rizzo:

Una de las cosas que generó dudas en su CV es que usted consignó haber sido "asesor Jurídico" en el Colegio de Abogados de la Capital Federal y en la Procuración Penitenciaria en tiempos en que no era abogado. Inclusive el Colegio salió a desmentirlo.

Ya lo aclaré en otras oportunidades. Hasta tanto no haberme matriculado es evidente que no podía ejercer la profesión. Pero mi tarea fue jurídica. Me cuestionaron que dije que "resolví casos", pero se trataba de los casos que atendía el organismo en cuestión, me refiero a la Procuración Penitenciaria, como traslado de un preso de una cárcel a otra, y cosas por el estilo. El cuestionamiento del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal viene de la actual presidencia que está alineada políticamente. En cambio, el Dr. Jorge Rizzo, que presidía el Colegio cuando yo estuve allí, dijo que soy un "jurista brillante". Por la modalidad de contratación, se trataba de una pasantía pero no fui contratado para tareas de pasante. Además como consigné en el CV, eso fue un trabajo de solo un mes.

¿Ud era estudiante de abogacía cuando estuvo en la Procuración Penitenciaria?

Sí.

¿Eso también fue una pasantía entonces?

Vea, apenas yo entré a la Procuración lo que me dijo el Procurador no fue "vas a ser un pasapapeles" o "vas a ser un cadete", como algunos quieren dar a entender. El lo que me dijo fue: "tenés que tener un conocimiento acabado de la Ley de Ejecución Penal" porque está claro que la tarea era una tarea jurídica, aún no teniendo el título de abogado porque no tenía yo firma de escrito judicial, podía colaborar en su elaboración pero quienes lo firmaban eran los letrados. Tan es así que varios miembros de la Procuración Penitencia, dos o tres de ellos que estaban en la época en la que yo trabajé, han adherido a mi postulación.

¿Usted ha ejercido como abogado?

He tenido algunos casos, he participado en dictámenes para otros abogados, para legisladores, para diputados y además, si la pregunta apunta al requisito del artículo 111 de la Constitución que exige 8 años de ejercicio profesional, para una amplia doctrina que incluye a doctrinarios como Germán Bidart Campos o Daniel Sabsay, el ejercicio de la profesión implica cualquier tarea que deba hacerse en razón o en función del título de abogado. Y yo todo lo que he hecho desde que me recibí lo he hecho por tener un título de abogado.

Es natural que, tratándose de la más alta magistratura de uno de los tres poderes del Estado, el público en general, y en especial los expertos, busquen en su CV los antecedentes y experiencia que justifiquen semejante nominación y la verdad es que cuesta verlos...

A usted le cuesta verlos, a muchísimas personas que han adherido a mi postulación, no. A las cinco asociaciones internacionales que han adherido a mi postulación no les cuesta verlos. A muchísimas personas que han adherido aquí, como el doctor Arslanian, y a muchísimos renombrados juristas no les cuesta ver mi experiencia, sobre todo quienes me han conocido en mi participación en la comisión de reforma del Código Penal.

¿Cuáles son esas cinco asociaciones internacionales?

La Asociación Internacional de Derecho Penal, la Asociación Internacional de Criminología, la Sociedad Mundial de Victimología, la Asociación Latinoamericana de Derecho Penal y Criminología, La Sociedad Internacional de Defensa Social, entre otras.

¿No es un perfil exclusivamente académico el suyo? En su CV lo que más hay son charlas, conferencias...

Si a usted le parece que elaborar proyectos de ley o participar de la elaboración de un Código no es una experiencia práctica... Mi experiencia no es solamente académica.

¿Por qué no se doctoró en la UBA, donde cursó la carrera?

Si conociera cómo funcionan las cosas, sobre todo para quienes queremos estudiar derecho penal, y necesitamos bibliografía en otros idiomas, como el italiano o el alemán, es algo muy difícil de hacer en la Argentina. Yo tenía posibilidad de concursar para una beca que me daba el Estado italiano por concurso de oposición y antecedentes y obtuve el primer puesto en ese concurso y eso fue lo que me permitió hacer el doctorado en el tema que yo quería investigar, en Europa y teniendo toda la bibliografía y además pudiendo aprender dos idiomas en los lugares donde se los habla que es más fácil que hacerlo en el país.

Usted presentó sus dos tesis de doctorado (una en Italia otra en Guatemala) con tres meses de diferencia...

Yo estuve tres años haciendo ambas tesis de doctorado, la discusión fue con tres meses de diferencia, que son dos cosas totalmente distintas. No fueron dos tesis en tres meses, esa es una información tendenciosa.

Usted aparece inscripto en Anses y AFIP con posterioridad a trabajos que declara en el CV. ¿Cómo fue remunerado en ese tiempo?

No, no, el informe lo ha proveído la AFIP y está todo en regla. Cuando he estado en relación de dependencia, he estado en relación de dependencia, cuando he tenido que facturar algún trabajo, me inscribí en el monotributo.

Ud aparece inscripto con posterioridad a estos trabajos.

¿Cuáles trabajos?

En el Colegio de Abogados, en la Procuración Penitenciaria...

Por el tipo de contratación no hacía falta inscripción para pagar ningún tributo.

¿Ni en Ansés ni en AFIP era necesario estar registrado?

Lo de Ansés es una obligación del empleador, no del empleado, yo no tenía que pagar ningún impuesto.

Finalmente, considerando que usted ha sido postulado para cubrir un cargo en la Corte Suprema de Justicia de la Nación, ¿cree realmente que usted encarna la mayor experiencia y conocimiento en el país como para ocuparlo?

Eso lo tienen que evaluar los senadores.

Claro, pero a partir de su conocimiento de la realidad jurídica del país, puede tener una valoración al respecto, incluso decir "sí, soy la persona más indicada"

No, yo no diría que soy la persona más indicada, seguramente hay muchas personas capacitadas y con idoneidad técnica y moral para el cargo; soy la persona que ha sido propuesta y la que tienen que discutir los senadores. Es así de simple. No me gusta hablar demasiado bien de mi mismo.

Entrevista de Claudia Peiró

Aclaración del Dr. Jorge Rizzo

El Colegio Público de Abogados de la Capital Federal le hizo la impugnación a la candidatura del Dr. Carlés a través mío porque yo fui quien detectó la irregularidad. Y no es que el Colegio sea opositor –no es opositor ni oficialista- sino que él declaró una inexactitud y entonces el Colegio no tuvo más remedio que impugnarlo. El consignó que trabajó como "asesor jurídico" en el Colegio y en realidad estaba haciendo un ingreso o preparación para la pasantía a la que nunca se presentó. Era estudiante, debía estar en 4º ó 5º año (de la carrera de Derecho) cuando se presentó para esa pasantía pero no trabajó en el Colegio. No hay constancia tampoco de que haya cobrado. De lo que sí tenemos constancia es de iba a entrar como pasante en febrero para lo cual hizo una preparación. Y luego no se presentó.

Es inimaginable que en el Colegio Público tengamos como asesor jurídico a alguien que no es abogado. El Colegio no puede poner un pasante a cargo de una asesoría jurídica. La asesora letrada en aquella época era la doctora Gabriela Nasser y el presidente era el Dr. Germano.

Y yo dije que Roberto Carlés es un "proyecto" de jurista brillante, no un "jurista brillante". Y que hoy no está en condiciones de ir a la Corte porque nunca litigó en Tribunales, ni trabajó en el Poder Judicial. Dije también que dentro de unos años puede ser, pero que primero tiene que ejercer la profesión, ya sea como abogado litigante, juez o secretario, y que hasta ahora no tiene los antecedentes necesarios para ese cargo.