162
162

La experiencia y la necesidad de sobrevivir a los sucesivos gobiernos desarrollaron en los dirigentes peronistas un sutil radar para los cambios políticos. Atentos a los más mínimos movimientos, un grupo de dirigentes bonaerenses delFrente Renovador cenó este miércoles en Malvinas Argentinas para evaluar los desplazamientos del escenario electoral y las últimas fugas que sufrió el espacio. La salida del intendente de Escobar, Sandro Guzmán, y el acuerdo entre el PRO y la UCR fueron motivo de análisis, pero sobre todo fueron otros tres hechos los que más preocupación causaron: el pase del senador Carlos Reutemann al macrismo, la decisión del sciolismo de bajar la candidatura de Gustavo Marangoni en la Ciudad de Buenos Aires y las presiones que el senador Miguel Ángel Pichetto recibió de la Casa Rosada para el cierre de listas en Río Negro.

La conclusión fue casi unánime: de un lado del arco político se consolidó una alianza antiperonista con Mauricio Macri, Elisa Carrió y Ernesto Sanz a la cabeza; en el otro, el ala más dura del kirchnerismo gana posiciones sobre el peronismo tradicional y amenaza con copar las listas con Cristina Kirchner a la cabeza. Dividido entre Sergio Massa y Daniel Scioli, el peronismo quedó ante el peor de los escenarios: la posibilidad de perder las elecciones y tener que volver al llano.

Del encuentro participaron los intendentes Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas), Humberto Zúccaro (Pilar), Luis Acuña (Hurlingham), Carlos Selva (Mercedes) y José Eseverri (Olavarria), además de los diputados nacionalesGilberto Alegre y Marcelo D' Alessandro y el senador provincial Roque Cariglino.

Inquietos por la posibilidad real de perder la votación en sus municipios, acordaron pedir una reunión con Massa para plantearle la necesidad de implementar cambios en la campaña. Su intención es que la llamada "mesa de los intendentes" (versión ampliada de lo que quedó del antiguo "grupo de los 8" con la inclusión de algunos legisladores y nuevos jefes comunales) retome el rol que tuvo durante las elecciones de 2013 y se vuelva un órgano consultivo sobre el rumbo a seguir.

Sus quejas tienen varios blancos. Cuestionan la estrategia de Massa de ir por "la avenida del medio" para sumar votantes de todas las extracciones. Ante la polarización que empieza a presentarse entre Macri y el kirchnerismo, quieren ser "más opositores" y endurecer las críticas al Gobierno para no perder la iniciativa, según describió a Infobae uno de los intendentes presentes en la cena.

"Es verdad que Sergio tiene un contacto directo con la gente más allá de los aparatos. Pero todos sabemos que una elección necesita dirigentes y fiscales para controlar los votos. Y eso lo ponemos los intendentes", señaló a este medio otro de los dirigentes que fue a la reunión, aunque pidió reservar su identidad para no sumar más tensiones a la discusión.

¿Y si Massa decide no cambiar su campaña? "Entonces habrá que ver qué rumbo tomamos para asegurar el territorio", confirmó uno de los intendentes. Consultado para esta nota, un colaborador cercano al candidato presidencial aseguró que no hay ninguna intención de hacer modificaciones en lo inmediato.

En sus intentos de polarización, tanto el macrismo como un sector del peronismo llamaron en los últimos días a que Massa baje a competir por la gobernación bonaerense. Con los números en la mano, los participantes de la cena de Malvinas Argentinas descartaron esa posibilidad: "Sergio todavía es el candidato presidencial que más mide en la Provincia, que es casi el 40% del padrón".

Todos coincidieron en que es necesario un regreso a las fuentes peronistas para asegurar el triunfo en sus municipios. Ante un kirchnerismo que se hizo fuerte en los primeros cierres de listas de las provincias y desplazó a históricos dirigentes, un participante incluso se ilusionó con la posibilidad de una salida en masa de peronistas del Frente para la Victoria. Un escenario con el que algunos sueñan en cada elección, pero nunca termina por concretarse.

La posibilidad de que Acuña y Cariglino pasen a las filas del PRO volvió a sonar en los últimos días. Dirigentes cercanos al intendente de Hurlingham lo negaron, aunque cerca del de Malvinas Argentinas reconocieron que la posibilidad de que eso suceda se modifica "día a día". En 2011, Cariglino ya compartió filas con el macrismo y todavía tiene una estrecha relación con el intendente de San Isidro, el radical Gustavo Posse, quien hace unas semanas dio el salto y dejó el massismo para sumarse a la campaña amarilla.

De regreso de su visita a Salta, Massa tiene en agenda para este viernes un encuentro con un grupo de intendentes para evaluar el rumbo a seguir. Entre ellos están Eseverri y Acuña, pero también Gabriel Katopodis (San Martín), Raúl Othacehé (Merlo) y Darío Giustozzi, quien dejó la administración de Almirante Brown para ocupar una banca de diputado nacional y hacer campaña por la gobernación. Acuña y Eseverri tienen pensado adelantarle al candidato presidencial algunas de sus críticas, aunque la intención es que el verdadero debate se haga con el resto de sus compañeros en otro encuentro la semana que viene. El tiempo corre: faltan sólo 90 días para el cierre de listas.