NA 163
NA 163

"En el marco del avance de las negociaciones entre su gobierno y la República Islámica de Irán con respecto a su programa nuclear, le pedimos encarecidamente que tome nota de nuestra experiencia con las manipulaciones diplomáticas del régimen iraní, así como del fuerte apoyo de éste al terrorismo contra nuestro país y la región", se puede leer en la misiva, que fue enviada el 17 de marzo al secretario de Estado estadounidense, John Kerry, al alemán Frank-Walter Steinmeier, al francés Laurent Fabius, al ruso Sergey Viktorovich Lavrov, al inglés Philip Hammond y al chino Wang Yi.


Es que por estos días, el grupo de los 5+1 (EEUU, Reino Unido, Alemania, Francia, Rusia y China) continúa con su maratón de reuniones para negociar las limitaciones al programa nuclear iraní y el levantamiento, a cambio, de las sanciones económicas de Occidente. Se trata avanzar en el acuerdo nuclear provisional de noviembre de 2013, que permitió a Irán acceder a unos 7.000 millones de dólares congelados por sanciones.


De llegar a un pacto, la liberación de los fondos bloqueados supondría una salvación para la maltratada economía iraní. Sus exportaciones de gas y petróleo, así como las inversiones del exterior, están restringidas por las sanciones y, a pesar de que las autoridades lo niegan, se estima que si Irán no llega a un arreglo diplomático su economía se colapsará dentro de poco tiempo.


Ante este panorama, los diputados Cornelia Schmidt Liermann (PRO), Patricia Bullrich (UNION PRO), Christian Gribaudo (PRO), Eduardo Cáceres (PRO), Silvia Majdalani (PRO), Alberto Asseff (UNIR) e Ivana Bianchi (PRO), el senador Diego Santilli (PRO), el secretario de RRII del PRO Diego Guelar y la Fundación Libertad y Progreso recordaron que el mismo régimen con el que se está negociando ahora está involucrado en los dos atentados terroristas más sangrientos de la historia de su país.


"En Argentina, hemos sido víctimas de los fracasos diplomáticos del gobierno de Irán. Dos de los momentos más trágicos de nuestra historia han sido los atentados contra la embajada de Israel en Buenos Aires el 17 de marzo de 1992 y contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) el 18 de julio de 1994. Combinados, estos hechos terroristas causaron 114 muertes y cientos de heridos en nuestro país. La mayoría de las víctimas eran argentinas. Siete ex funcionarios, clérigos, oficiales militares de alto rango, consejeros políticos y otras personas aún vinculadas al actual régimen iraní han sido acusados por el atentado a la AMIA", detallan en la misiva.