163
163
 163
163
 163
163
 163
163
 163
163
 163
163
 163
163

Desde este martes a la mañana se desarrollaron en todo el país 39 allanamientos en simultáneo en diferentes inmuebles relacionados a una organización criminal que se dedicaba al tráfico de clorhidrato de cocaína a Europa en grandes cantidades, en el marco de una nueva causa que se les sigue por el presunto lavado de activos de origen ilícito. De los procedimientos participaron más de 20 agentes de la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos y más de 240 efectivos de la Policía de Seguridad Aeroporturia.

Según la información que se desprende del resultado de los allanamientos –a la que tuvo acceso Infobae- el megaoperativo se llevó a cabo en 23 domicilios en la Ciudad de Buenos Aires (principalmente en las zonas de Microcentro, Belgrano y Parque Patricios), 4 en Mar del Plata, 3 en otras localidades de la provincia de Buenos Aires, 6 en Santa Fe y 2 en Santiago del Estero, divididos en particulares, domicilios de empresas, inmuebles rurales, estudios jurídicos, notariales y contables. Asimismo entre los sitios allanados se encuentra el Club Huracán.

Se trató de un importante despliegue de efectivos que implicó a 242 oficiales de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, con más de 50 móviles. Asimismo, participó todo el personal del área de Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo y otros agentes de las restantes áreas de la Procelac.

Desde hace meses los agentes vienen investigando no sólo el accionar de esta banda, sino que también analizan la ruta del dinero que se desprende de la escandalosa causa Carbón Blanco, uno de los casos de contrabando de drogas más grandes de los últimos tiempos.

Como resultado de los operativos siete personas fueron detenidas, de las cuales dos son abogados. Además, se secuestró diversa documentación en distintos formatos, computadoras, dinero en efectivo, joyas, relojes, obras de arte y armas de fuego en situación irregular.

"Estamos conformes con el resultado del operativo, quizás uno de los más complejos que hemos llevamos a cabo hasta ahora", explicó el fiscal General de la Procelac, Carlos Gonella, quien dirigió el megaoperativo junto al fiscal federal de Roque Sáenz Peña, Carlos Sansserri.

Asimismo destacó "el trabajo conjunto entre el Ministerio Público Fiscal, el Poder Judicial y la Policía de Seguridad Aeroportuaria en el marco de una causa con todos los componentes del crimen organizado transnacional: narcotráfico, lavado de activos a través de estructuras jurídicas, gran cantidad de bienes, empresas, diversidad de prestaciones profesionales, entre otras cuestiones típicas de estas organizaciones".

Los datos de la causa principal indican que en el marco de este procedimiento por contrabando agravado de más de mil kilos de clorhidrato de cocaína, se encuentra detenido bajo el régimen de prisión domiciliaria el líder de la organización, quien en poco tiempo más deberá enfrentar la instancia de juicio oral.

Lo cierto es que a partir de esta causa, se amplió el foco de la investigación y desde la Procelac comenzaron a seguir la ruta del dinero con el fin de descubrir la existencia del delito de lavado de activos de la banda.

Así fue que días atrás se solicitaron ante el juzgado federal a cargo de Zunilda Niremperger una serie de medidas, entre las que se encontraba el pedido de allanamientos que dieron por resultado el megaoperativo desarrollado en diferentes puntos del país. Cabe destacar que esta misma jueza había investigado y elevado a juicio el famoso caso Carbón Blanco, por el cual esta misma banda había traficado mil kilos de cocaína.

La actividad fue supervisada desde el Centro de Análisis, Comando y Control de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), en Ezeiza, por el titular de la Procuraduría de Criminalidad Económica (Procelac) Carlos Gonella. Junto a él estuvo el coordinador del área de Lavado de Activos y Financiamiento del Terrorismo, la coordinadora del área de Delitos Tributarios y Contrabando de la Procelac, y otros secretarios y agentes de distintas áreas de la procuraduría.

Carbón Blanco

Se trata del caso de contrabando de drogas de mayor magnitud de los últimos tiempos, donde un empresario y un abogado están acusados del envío de casi mil kilos de cocaína a Europa. La investigación tuvo inicio en España a fines de 2011, cuando la policía europea detectó a un grupo de argentinos que frecuentaban sospechosamente el puerto. Las investigaciones posteriores llevaron a determinar que los sospechosos buscaban abrir una ruta para ingresar cocaína a Europa, utilizando como excusa la importación de carbón vegetal.

Todo parecía venir saliendo de maravillas hasta que en uno de los envíos, se perdieron 14 kilos de droga dentro de uno de los containers, lo que dio pie a las investigaciones y rastreo de la banda.
Los investigadores empezaron a seguir las pisadas a los contrabandistas hasta que a principios de 2013, policías de España lograron secuestrar cerca de 400 kilos de cocaína que intentaba ser pasada de un país a otro, ocultos en cargas de exportación de carbón vegetal.

Todo el procedimiento que vino después llevó a que siete argentinos fueran detenidos en España. Los allanamientos posteriores permitieron que se descubrieran que en 77 de unas 1050 bolsas había alrededor de 520 kilos de cocaína.

Según las hipótesis que se manejaron en la causa, la droga entraba a la Argentina desde Bolivia en camiones cisterna, pasaba por Rosario para que posteriormente fuera enviada en camiones a Chaco, camuflada en bolsas de carbón vegetal. Por último, los camiones viajaban hasta el puerto de Buenos Aires, de donde serían despachados los contenedores al exterior.