El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, cuestionó hoy la autorización de la Justicia porteña para que la Policía Metropolitana pueda utilizar las pistolas no letales Taser, y aseguró que "pareciera que para (el titular del Gobierno de la Ciudad, Mauricio) Macri es un placer ver a un tipo revolcándose en el piso torturado".

"Estamos hablando de una fuerte represión que pareciera que es la única forma que conoce. Parece que para Macri es un placer ver a un tipo revolcándose en el piso torturado, tan solo porque hizo una manifestación o algo por el estilo", afirmó.

Antes de ingresar a la Casa Rosada, el funcionario aseguró que la decisión del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad (TSJ) "es un despropósito", y que "torturar a la gente" no es "algo feliz".

"Desde el 2001 a la fecha, entre los EEUU y Canadá (donde se usan) hubo más de 70 muertos por las descargas. Es una experiencia horrible que solo consigue amparar a aquellos que tienen un pensamiento como el de Macri", agregó.

En este marco, Aníbal Fernández recordó que durante la toma del Parque Indoamericano tuvo una fuerte discusión con Macri. "Él entró diciendo, como si fuera John Wayne: denme la Policía Federal y yo los saco en un ratito; con lo cual estamos hablando de una fuerte represión, la única forma que parece que él conoce", sostuvo.

"No coincidimos con esa manera de pensar, no estamos de acuerdo con la visión respecto de la tarea que se tiene que llevar en la práctica en las calles para ordenar. Creemos que se puede hacer sin sangre, heridos ni muertos", dijo Fernández para defender su accionar ante cortes y piquetes.

"Si él cree que esta es la forma y el Superior Tribunal de Justicia de la Ciudad lo ampara, me parece un despropósito. Torturar a la gente no es algo feliz, es una cosa desagradable", concluyó el funcionario kirchnerista.

Ayer, el TSJ porteño revocó, por mayoría, el fallo de la Sala II de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo y Tributario que, confirmando una decisión de primera instancia, había ordenado al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires abstenerse de utilizar las armas no letales modelo Taser X26 y dejaba sin efecto los actos administrativos dictados para su adquisición.