Crece el debate en Estados Unidos por los padres 'anti-vacunas'

 Shutterstock 162
Shutterstock 162

El debate por los los padres 'anti vacunas' comenzó en las redes sociales y hoy se convirtió en un "big issue" en todo Estados Unidos. Genera controversias y es un eje fundamental de campaña para las próximas elecciones presidenciales de 2016.

El disparador que reavivó la polémica fue un brote de sarampión, enfermedad erradicada desde el año 2000 en el país. El insólito caso ocurrió en Disneylandia, Los Ángeles, en diciembre del año pasado y se especula que pudo tratarse de un 'caso importado' que tuvo gran magnitud por entrar en contacto con chicos 'no' vacunados. El sarampión es una enfermedad altamente contagiosa.

En este contexto, se deben fijar ciertos límites: ¿El Estado debe interferir en la intimidad de las familias? Mientras se exponen diferentes opiniones, continúan en aumento los índices de contagio y brotes infecciosos.

  162
162

La argumentos que ofrecen los padres 'anti-vacunas' -generalmente vinculados a grupos ecologistas, naturistas o a grupos religiosos- tienen que ver con la falta de confianza en la efectividad de las mismas y con los agentes extraños que introducen en el cuerpo de sus hijos. Muchos de ellos se basan en investigaciones de la década del 90' -hoy ya desacreditadas- que relacionaron a las vacunas con casos de autismo. También, hay teorías conspirativas que circulan por las redes sociales y que sugieren que los médicos y las compañías farmacéuticas "lucran" económicamente a través de las vacunas.

Sin embargo, este último argumento está históricamente infundado. Durante mucho tiempo, la industria de las vacunas fue la producción menos rentable en el negocio de los fármacos, por la combinación que significan los altos costos de producción, los bajos precios de mercado, y la estricta regulación. De todas formas, la creciente demanda, particularmente en los países en vías de desarrollo, ayudó a que la industria 'repunte'. Si bien es cierto que hoy las grandes compañías generan dinero a través las inmunizaciones, no es una razón suficiente para evitarlas.

La ciencia por su parte ha demostrado que sus resultados no son discutibles. Además, las compañías farmacéuticas necesitan incentivos para seguir produciendo vacunas ya que, independientemente de las ganancias, los beneficios sociales de la vacunación son enormes -en vidas salvadas y dinero ahorrado-.

En Estados Unidos, un estudio sobre los beneficios de la vacunación estima que entre 1994 y 2013 se produjo un ahorro neto de $295 mil millones de dólares en costos directos y 1,38 mil millones en costos totales para la sociedad. Si se miran los últimos 50 años del mercado de las vacunas, sonaría extraño pensar que las ganancias podrían haber sido la única motivación de la producción de vacunas. De hecho, el 83 por ciento de los estadounidenses cree que la vacuna MMR (contra el sarampión, las paperas y la rubéola) es segura.

Tal es el debate que logró atravesar las fronteras de Twitter y Facebook para instalarse en la agenda política. Una familia puede optar por 'no' vacunar a su hijo, pero, ¿a qué costo? Podría poner en riesgo a otros niños que no están en edad de vacunarse o que tienen bajas las defensas.


En campaña

El gobernador de Nueva Jersey y potencial candidato presidencial por el Partido Republicano Chris Christie dijo que las vacunas "son importantes para la salud pública" pero que "los padres tienen que tener algún tipo de margen de elección en las cosas". Por otra parte, Rand Paul, otro potencial candidato republicano, médico y senador se diferenció de los 'anti-vacunas', pero resaltó que "el Estado no es dueño de los niños". Hillary Clinton por su parte, se manifestó por Twitter: "La Ciencia es clara: La Tierra es redonda, el cielo es azul y las #vacunasfuncionan" y llamó a "proteger a nuestros niños".

Finalmente, la primera autoridad de Estados Unidos, Barack Obama, fue consultado al respecto en una entrevista para la cadena NBC: "Simplemente quiero que la gente conozca los hechos, la ciencia y la información. Es un hecho que uno de los grandes éxitos de nuestra civilización es la capacidad de prevenir enfermedades que en el pasado eran devastadoras". dijo. Y que "sin dudas las vacunas funcionan y que hay que poder volver a erradicar enfermedades como el sarampión: Deben vacunar a los niños", exclamó el presidente.


Las vacunas que están en la mira

A partir de hoy cambia la forma en la que se inmunizan contra la polio Shutterstock 162
A partir de hoy cambia la forma en la que se inmunizan contra la polio Shutterstock 162

La revista TIME publicó una guía sobre las vacunas que entran en discusión, ya que el sarampión no es la única enfermedad prevenible que afecta a la población.

Tos ferina: En 2012 los casos subieron un 60% en Estados Unidos, y en 2014 había casi 30.000 infecciones reportadas. La vacuna correspondiente en la infancia es dada a los 2, 4, 6 y a los 15 meses. Luego a los 4 y a los 6 años. Como pierde eficacia con el crecimiento, debe darse un refuerzo a los 11 años y en laa mujeres embarazadas.

Sarampión: Con dos dosis completas, las aplicaciones de la MMR son 99% efectivas contra sarampión, paperas y rubéola. La primera dosis es dada alrededor del primer año y la segunda a los 4 o a los 6. Aunque la vacuna puede ir menguando con el tiempo, los expertos dicen que dos dosis deberían proteger de sarampión aún en la adultez.

Virus de papiloma humano: El VPH (HPV por sus siglas en inglés) es la infección más comúnmente transmitida sexualmente, y mientras la mayoría de las cepas suelen irse solas, algunas pueden causar cáncer genital o de garganta. Hay dos vacunas que la combaten: Cervarix y Gardasil y los expertos aseguran que niños entre los 11 y 12 años deberían vacunarse. Cada dosis es efectiva sólo si se completan las tres. Sólo el 57.3% de chicas y 34.6% de chicos adolescentes en Estados Unidos se aplican al menos una dosis.

Gripe: Si bien es muy temprano para hacer afirmaciones, la vacuna es sólo un 23% efectiva. Esta gripe va en aumento y ya ha costado la vida de 56 niños. La aplicación cambia en todas las estaciones basado en cuáles serán las cepas dominantes según los científicos. Es por esta fluctuación del virus que es necesaria una aplicación cada año. Se recomienda de los 6 meses de vida en adelante.

Culebrilla: uno de cada tres estadounidenses desarrolla culebrilla en algún momento de su vida, siendo las personas mayores a 60 las más afectadas. La culebrilla y la gripe aviar son causadas por el mismo virus (aunque se previenen con vacunas diferentes). La vacuna para la gripe aviar es recomendada para niños. La vacuna de la culebrilla por su parte, llamada Zostavax, es para personas mayores de 60.


Informe Pilar Safatle