minci.gob.ve 163
minci.gob.ve 163

Durante la gestión del ahora ex presidente de Uruguay José Mujica, el país rioplatense mantuvo una estrecha relación con el régimen de Nicolás Maduro. Sin embargo, esa "amistad" parece haber llegado a su fin tras los agravios del mandatario bolivariano contra el vicepresidente uruguayo Raúl Sendic, por sus declaraciones sobre el conflicto venezolano con los Estados Unidos.

En una entrevista periodística, el vicepresidente uruguayo sostuvo que no tenía "elementos" para confirmar que hay injerencias externas en la situación de Venezuela, tal como acusa el régimen chavista, luego de que el gobierno de Barack Obama declarara a ese país como una amenaza para su seguridad nacional.

El presidente venezolano, visiblemente molesto por las declaraciones de Sendic, no lo dejó pasar, y en cadena nacional arremetió: "Por allá, un amigo en el sur, un gran amigo, que tiene un buen cargo, un importante cargo en un Gobierno dijo que no le constaba la injerencia de los Estados Unidos sobre Venezuela, ¡qué vergüenza esas declaraciones!" (...) Estamos agredidos, intervenidos, amenazados y ¡todavía hay gente que dice eso en América Latina!"

"A veces Chávez me decía, 'tranquilo Nicolás, que el mundo está lleno de cobardes'. Cuando por allá sale un cobarde a tratar de ganar indulgencia con los gringos. (...) Los cobardes son olvidados por la historia, así de sencillo", agregó.

Inmediatamente, la cancillería de Uruguay emitió un comunicado para expresar su descontento por las palabras agraviantes de Maduro sobre Sendic, y el canciller Rodolfo Nin Novoa convocó al embajador venezolano en Montevideo, Julio Chirino, para hacerle saber que su Gobierno considera "inamistosas" las declaraciones del presidente bolivariano.

"En lo personal, pienso que al presidente Maduro le faltó información para que pudiera hacer una afirmación de esta naturaleza", manifestó Sendic, quien consideró las palabras de Maduro "inexplicables", y recordó que durante su trayectoria siempre fue solidario con Venezuela, según consigna El País.

Por su parte, el vicepresidente de Uruguay recibió el apoyo de prácticamente todo el arco político de su país. Incluso de los principales bloques opositores.

Ope Pasquet, diputado colorado y ex vicecanciller, aseguró que la cancillería "hizo muy bien" en reaccionar ante las "palabras infelices e inamistosas de presidente Maduro".

El legislador del Partido Blanco, Jaime Trobo, en tanto, sostuvo que "las insolencias del chavismo, tanto de Chávez como de Maduro, son conocidas y le han tocado a varios dignatarios (...) ahora le tocó al vicepresidente, y no lo podemos admitir bajo ningún concepto, porque ha sido electo democráticamente en una elección insospechada como es la del Uruguay".

 EFE 163
EFE 163

Cambios de agenda en Unasur

Al mismo tiempo que la cancillería emitía el comunicado para el gobierno venezolano, anunciaba la realización este jueves de la "reunión extraordinaria de cancilleres de Unasur a efectos de que todos los países de la región puedan contar con la mayor y mejor información disponible para efectuar evaluaciones con objetividad y con la prudencia que estas delicadas cuestiones requieren".

No obstante, apenas dos horas después de haber confirmado el encuentro, se anunció su suspensión, que quedó estipulado por el próximo 23 de marzo.

El clima no era el conveniente para tratar un tema en el que Venezuela reclama al resto de los países de la región un apoyo incondicional contra los Estados Unidos.

La declaración completa del gobierno uruguayo

"El Gobierno expresa su malestar ante las declaraciones del señor Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro, quien criticó, aunque sin mencionarlo expresamente, al señor Vicepresidente de la República, Raúl Sendic, por comentarios que éste formulara días atrás en una entrevista periodística. Por este motivo, la Cancillería convocó, en el día de hoy, al señor embajador de Venezuela en Montevideo, a efectos de hacerle saber que considera inamistosas dichas declaraciones, ya que afectan no sólo a la persona a la que están dirigidas, sino a la investidura que representa y a la institucionalidad que la respalda. Uruguay en su firme apego al principio de no intervención en los asuntos internos de otros Estados, a la democracia, a la protección de los Derechos Humanos y al respeto de las garantías del debido proceso, alienta a un pronto restablecimiento del diálogo político en Venezuela y manifiesta su deseo que la situación vuelva a la normalidad en el más breve plazo. En ese sentido, y en el ejercicio de la Presidencia Pro Témpore de la Unasur, nuestro país ha convocado para el día de mañana jueves 12 de marzo de 2015 [finalmente suspendida], a una reunión extraordinaria de Cancilleres de Unasur en Montevideo, a efectos de que todos los países de la región puedan contar con la mayor y mejor información disponible para efectuar evaluaciones con objetividad y con la prudencia que estas delicadas cuestiones requieren".