Habló el padre del israelí ejecutado por un niño de ISIS: "Mi hijo no era ningún espía"

Said Musallam negó la acusación contra Muhammad y dio su versión sobre los motivos del brutal asesinato

 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
  163
163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163

Muhammad Musallam, de 20 años, había entrado en la organización terrorista liderada por Abu Bakr al Baghdadi a fines de 2014, pero fue acusado de ser un espía del Mossad -la agencia de inteligencia israelí- y con esa excusa, los yihadistas del Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés) lo ejecutaron utilizando a un niño de 13 años para llevar a cabo el brutal asesinato.

El padre de la víctima, Said, asegura que su hijo no era un agente encubierto, sino que el verdadero motivo fue que decidió abandonar al grupo: "¡Mossad! ¿Qué Mossad? ¿El Mossad alistaría a un joven de 19 años que no tiene la menor idea sobre la vida?", protestó.

 AFP 163
AFP 163
"Quizás le dieron drogas antes de subir al avión, le prometieron el paraíso y dinero"

LEA MÁS: El video en que un niño del ISIS ejecuta a un israelí

LEA MÁS: ISIS volvió a utilizar a un niño para ejecutar a un presunto espía israelí

LEA MÁS: Los terroristas de ISIS miraban los 'Teletubbies' y 'Game of Thrones'

Said agregó que su hijo no dudó en ponerse en contra del ISIS al ver la brutalidad del grupo en primera persona: "No sé lo que le hicieron. Quizá le dieron drogas antes de subir al avión, le prometieron el paraíso y dinero", arriesgó.

"Ahora estaba en contra de Daesh", insiste el padre, que también relató que su hijo "estaba en contacto con su hermano, a quien le dijo: 'No creas todo lo que ves en televisión'".

  163
163

Según Said, dos meses después de llegar a Siria, Muhammad intentó regresar cruzando la frontera de Turquía, pero fue detenido en un punto de chequeo de ISIS y encarcelado en Tell Abyad, al norte de Siria. Luego lo obligaron a confesar que trabajaba para el Mossad.

Así lo señala él mismo en el video de propaganda que difundió el ISIS y que termina con un niño de 13 años ejecutando al presunto espía. "¿Qué estaría haciendo ahora? Estaría completando su servicio nacional, comenzando a ganar dinero... Si hubiera tenido dinero, nunca se hubiera ido", se lamentó el padre.

 AFP 163
AFP 163

 AFP 163
AFP 163

 AFP 163
AFP 163

"Si hubiera tenido dinero, nunca se hubiera ido"

El joven muerto había servido como bombero en Jerusalén y luego siguió un curso del departamento de incendios de Rishon Lezion, pero antes de terminarlo se fue a Turquía y luego pasó a Siria.

"Ninguna de las autoridades me ha contactado. Nadie. Ni la policía, ni el Shin Bet (agencia de seguridad de Israel), ni el Mossad. Solamente mis amigos de la compañía de autobuses Egged", concluyó Said.