Telam 162
Telam 162

La presión ejercida por Ezequiel Videla fue la herramienta principal en los ataques albiceleste, dado que las recuperaciones del volante central significaban una rápida salida para las intervenciones de Gustavo Bou, Brian Fernández y Washington Camacho.

En cambio, el equipo peruano apostó por la velocidad de Irven Ávila, quien antes de llegar al descanso se sacó de encima a Leandro Grimi y buscó el palo más lejano de Sebastián Saja. Si bien la pelota se fue a medio metro, la acción representó una peligrosa advertencia.

El inteligente planteo propuesto por Daniel Ahmed complicó notoriamente al dueño de casa. La superioridad numérica sobre los delanteros de Racing fue el plan ideal para cortar los intentos locales y los esporádicos contragolpes sorprendieron a los de Diego Cocca.

Así, unos instantes después del ingreso de César Pereyra, Ávila llegó hasta el fondo, amagó con clase y habilitó a Carlos Lobatón para que el experimentado volante anote el inesperado 1 a 0 en el Cilindro.

Sin embargo, gracias al laboratorio de Cocca la "Academia" emparejó las acciones. Tras una infracción sobre Oscar Romero, Gustavo Bou se adueñó del balón y se perfiló para ejecutar un potente tiro libre. Lejos de ello, el goleador tocó suave para que Luciano Aued descargue hacia la entrada de Brian Fernández, quien fusiló a Diego Penny. Con el golazo ensayado en la semana, los bonaerenses volvieron a tomar las iniciativas del pleito y llevaron contra las cuerdas a los incaicos.

De todos modos, la insólita decisión de Roddy Zambrano de sancionar una supuesta infracción de Grimi sobre Ávila le dio la posibilidad al Sporting Cristal de silenciar definitivamente al Presidente Perón. El grosero error arbitral fue decisivo en el resultado final y los reclamos académicos de nada sirvieron para evitar la derrota.

El único aliciente que mantendrá tranquilo al ex entrenador de Defensa y Justicia es que sus dirigidos seguirán liderando la zona con 6 unidades, aunque la caída redujo considerablemente el margen de error, ya que el representante peruano alcanzó las 5 unidades, delante de Guaraní que suma 4 y Deportivo Táchira que sólo tiene 1. La semana que viene volverán a verse las caras en Lima y más allá de la sed de revancha, Racing podrá volver emplear el condimento histórico que lo caracteriza: sufrir para festejar.

Por Fernando Taveira – ftaveira@infobae.com