Reuters 163
Reuters 163

Obama aseguró en una entrevista grabada de televisión emitida el domingo que Estados Unidos está preparado para "retirarse" de las negociaciones sobre el programa nuclear con Irán si no se logra un acuerdo verificable.

"Si no podemos verificar que no van a obtener un arma nuclear, de que haya un período en el que incluso si ellos nos engañaran, tendríamos tiempo suficiente para tomar medidas; si no alcanzamos ese tipo de acuerdo, no lo haremos", afirmó el mandatario estadounidense al programa Sunday Morning de la cadena CBS.

"Se llega a un punto en las negociaciones en que ya no se trata de problemas técnicos, es una cuestión de voluntad política", declaró Obama.

Y añadió: "En los próximos meses, estaremos en condiciones de determinar si su sistema es o no capaz de aceptar lo que sería un acuerdo extraordinariamente razonable si, como ellos dicen, sólo están interesados en un programa nuclear pacífico".

Su secretario de Estado, John Kerry, estuvo en París puliendo algunas diferencias con Francia, que presiona por mayores garantías para el pacto que impediría a Teherán dotarse de armas nucleares.

Kerry concordó con el gobierno francés en que todavía existen diferencias que deben ser salvadas en las "críticas semanas" que se avecinan. "Queremos un acuerdo sólido" dijo el jefe de la diplomacia estadounidense a los periodistas luego de reunirse con el ministro de Relaciones Exteriores francés Laurent Fabius.

El viaje a París fue sólo un par de horas antes con el fin de recabar el apoyo de los europeos para el pacto propuesto con Irán que debe cerrarse el 31 de marzo como muy tarde.

El jefe de la diplomacia estadounidense ya mantuvo una intensa ronda negociadora de tres días con su homólogo iraní a principios de esta semana en Suiza.

Cómo es el acuerdo

Los temas clave de un posible acuerdo pasan por el nivel de producción de uranio enriquecido que se le permitiría a Irán, el grado de supervisión internacional y la duración del acuerdo.

Irán ha negado repetidas veces que busque el arma atómica a través de sus instalaciones, entre ellas un reactor de plutonio en Arak, que está sin completar, y un sitio de enriquecimiento de uranio en Fordo.

El sábado, el número uno de la Organización de Energía Atómica iraní, Ali Akbar Salehi, afirmó que se había progresado durante las negociaciones con Estados Unidos en Suiza.

"Sobre el enriquecimiento y [el reactor de agua pesada de] Arak, realizamos positivos progresos. Logramos responder a sus preocupaciones [...] haciendo propuestas técnicas, al tiempo que defendimos nuestros intereses nacionales y nuestra industria nuclear", declaró a la televisión iraní.

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, quien el martes pronunció un ferviente discurso en el Congreso estadounidense, en el que denunció el proyecto de acuerdo con Teherán, reafirmó el domingo sus temores.

"No confío en las instituciones de regímenes totalitarios. Y por eso sería mucho más prudente", dijo a la cadena CBS el dirigente israelí, para quien el acuerdo con Irán no le impedirá a ese país dotarse de un arma nuclear. "De hecho, lo que sugiero es que se reduzca el programa nuclear iraní, para que haya menos que inspeccionar", agregó.