Amado Boudou entra a los tribunales de Comodoro Py para declarar ante el juez Lijo por la causa Ciccone. 9 de junio Adrián Escandar 162
Amado Boudou entra a los tribunales de Comodoro Py para declarar ante el juez Lijo por la causa Ciccone. 9 de junio Adrián Escandar 162

El vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, apeló el procesamiento en su contra por el caso de la ex Ciccone Calcográfica para que su situación sea revisada por la Cámara Federal de Casación Penal.

Boudou está acusado de negociaciones incompatibles con la función pública y cohecho, pues para la Justicia tuvo interés en la compra de la gráfica y su situación es complicada ya que la Cámara Federal el 19 de febrero pasado confirmó su procesamiento y lo dejó al borde del juicio oral y público.

La defensa de Boudou, hoy a cargo del abogado Eduardo Durañona, interpuso un recurso con críticas hacia ese fallo del 19 de enero dictado por la Cámara Federal. Además, se quejó en el recurso que ese Tribunal no trató los argumentos que ellos habían invocado al apelar el procesamiento de primera instancia firmado por el juez Ariel Lijo.

Junto con Boudou están acusados su amigo, el empresario José María Núñez Carmona; el ex dueño de la imprenta, Nicolás Ciccone; el abogado y titular de la firma The Old Fund –la cual adquirió la imprenta- Alejandro Vandenbroele; el ex jefe de Gabinete del Ministerio de Economía, Guido Forcieri; y el funcionario de la AFIP, Rafael Resnick Brenner.

Boudou, según declaraciones de Ciccone y Reinwick, mantuvo al menos dos encuentros mientras se negociaba la venta de la imprenta: una en los estudios de Telefe cuando el vicepresidente había concurrido a un programa de televisión; y la otra en un restaurante de Puerto Madero. La Justicia dio crédito a esa versión y aseguraron que la representación del funcionario en el proceso estuvo dada por su amigo, Núñez Carmona.

La defensa del vicepresidente en la apelación que hoy interpuso ante la propia Cámara Federal, la cual ahora debe resolver si lo concede o no, criticó que no se tuvieron en cuenta los dichos del testigo Gabriel Bianco, ex gerente de Telefe.

Al declarar ante el juez Lijo, Bianco negó que haya cedido instalaciones del canal el 29 de julio de 2010 para que Reinwick, Ciccone, Núñez Carmona y Boudou mantuviesen un encuentro, tal cual aseguraron los dos primeros. Sí dijo recordar que ellos estuvieron presentes cuando el vicepresidente había concurrido a un programa de televisión, y que éste saludó en forma general a todos los que estaban en el piso cuando terminó de dar una nota.

El abogado de Boudou criticó que en su fallo, la Cámara Federal no atendió a los argumentos presentados por la defensa: "los minuciosos detalles otorgados por esta parte ni siquiera fueron leídos", apuntó.

Además, se quejó el abogado de Boudou que en la causa se le imprimía más atención a lo que trascendía en los medios periodísticos que a lo que ellos ofrecían como medidas de prueba. También que los camaristas Eduardo Freiler, Jorge Ballestero y Eduardo Farah, nada dijeron sobre el pedido de nulidad que ellos habían planteado en contra de la citación a indagatoria del vicepresidente, por considerarlo contradictorio y falto de fundamento.

Ahora será la propia Cámara Federal la que evalúe si concede o no el recurso. De no hacerlo, la defensa tendrá la opción de recurrir en queja y el caso será revisado por la Sala IV de la Casación Penal.