Filip combina las tecnologías GPS, Wi-Fi y GSM para ofrecer seguridad a los padres de que los niños están localizados y de que solo hablan con los cinco números de teléfono que ellos mismos hayan autorizado.

Permite además establecer una zona de seguridad y, mediante una aplicación, los padres son informados con un mensaje en su propio móvil si el niño sale de dicha zona.

Cuenta con un botón de pánico para que los menores puedan avisar si se encuentran en peligro a cualquiera de los cinco números seleccionados por los padres.

Es un reloj compacto, con malla de vivos colores y "a prueba de niños", ya que resiste los golpes.

Fuentes de Telefónica explicaron a la agencia de noticias EFE que aunque inicialmente se va a comercializar para niños, también están pensando en desarrollarlo para personas muy mayores con dificultades para utilizar el móvil.

Jonathan Peachey, consejero delegado de Filip Technologies, señaló que se trata de un producto que da libertad a los niños para moverse y tranquilidad a los padres, que saben en todo momento dónde se encuentran sus hijos.

Todavía no se fijó una fecha exacta de venta para Europa y América Latina, aunque se calcula que podría estar en los comercios en el segundo semestre del año. En los EEUU se vende a un precio de u$s149.