Reuters 163
Reuters 163
 AFP 163
AFP 163
 Reuters 163
Reuters 163
 Reuters 163
Reuters 163
 Reuters 163
Reuters 163

Directivos y reguladores de Asia, Europa y los Estados Unidos compiten estos días en el Mobile World Congress de Barcelona, la gran convención del sector de las telecomunicaciones, para mostrar sus avances en la búsqueda del Santo Grial del 5G.

Con la actual tecnología 4G que permite un acceso rápido, los gobiernos y los fabricantes esperan para 2020 el próximo salto hacia adelante que permita no sólo conectar a los seres humanos sino también a billones de máquinas. Esta nueva generación debería permitir conexiones hasta 1.000 veces más rápidas que las actuales.

Korea Telecom anunció el lunes que espera desplegar su primera tecnología 5G incluso antes, durante los Juegos Olímpicos de Invierno en Pyeongchang (Corea del Sur) en 2018.

Más adelante, las rapidísimas y seguras conexiones 5G permitirán la circulación de automóviles sin conductor guiados por conexiones automáticas a los sistemas de tráfico, según promete su jefe ejecutivo, Chang-Gyu Hwang.

"En el futuro, los permisos de conducir desaparecerán y los coches serán oficinas móviles", aventuró el CEO de la compañía del sudeste asiático.

 Reuters 163
Reuters 163

Cirugía por control remoto

Sin embargo, para llegar a este punto, falta mucho. Los fabricantes deben construir una infraestructura que pueda sostener la señal de telefonía móvil con la potencia y la velocidad suficientes para dirigir sin margen de error actividades como operaciones quirúrgicas a distancia.

"Quieren que sean realmente rápidas y utilicen la menor energía posible", y una franja más amplia de frecuencias de radio para hacer los dispositivos compatibles en todo el mundo, dijo Ben Wood, analista del grupo de investigación CCS Insight. "Pero ni siquiera existe un estándar aprobado", se lamenta.

El vicepresidente del fabricante chino Huawei, Ken Hu, pronosticó que el 5G distribuirá una velocidad de transmisión de sólo un milisegundo, suficiente para frenar a tiempo un coche sin conductor en caso de accidente. Además, según Hu, con el 5G descargar películas será cuestión de segundos.

"El 5G se convertirá en una poderosa plataforma tecnológica que permitirá muchas nuevas aplicaciones, nuevos modelos de negocio e incluso nuevas industrias", agregó.

El GSMA, el consorcio de empresas del sector que organiza el congreso de Barcelona, señaló en un informe en diciembre que con esta tecnología "una operación podría realizarse por un robot manejado por control remoto por un cirujano en la otra punta del mundo".

 AFP 163
AFP 163

Billones de inversión

Los especialistas tecnológicos del Boston Consulting Group estimaron en un estudio que las compañías móviles deberían gastar cuatro billones de dólares en investigación e inversiones hasta 2020 para desarrollar el 5G.

La Unión Europea ha iniciado una colaboración público-privada con las firmas de telecomunicaciones con una financiación de 4.200 millones de dólares con la esperanza de asegurar una parte del mercado del 5G a las firmas europeas, que se quedaron un paso atrás de las asiáticas y las estadounidenses en el despliegue del 4G.

En Barcelona, el comisario de la UE de Economía Digital, Guenther Oettinger, aseguró que la Unión quiere firmar acuerdos con Japón, China y los Estados Unidos para cooperar en la investigación sobre el 5G como el que ya firmó con Corea del Sur.

"Con el 5G, Europa tiene una gran oportunidad de reinventar su paisaje de la industria de las telecomunicaciones", dijo Oettinger en una conferencia en la que presentó la visión de la UE para el 5G, que pronostica que siete billones de objetos inteligentes podrían estar conectados a Internet en el futuro.

En Asia, sólo Corea del Sur invirtió u$s1.600 millones con la esperanza de comercializar su tecnología 5G en 2020, de acuerdo con el GSMA.

A nivel privado, "Samsung, LG, Huawei, todas las grandes compañías intentan probar cierto tipos de artilugios que creen que se conectarán al 5G", señaló el especialista de la británica Universidad de Ulster, Kevin Curran.

"Pero qué dispositivos vamos a utilizar en seis o siete años es

muy difícil de predecir

en estos tiempos modernos", advirtió el experto.


 Reuters 163
Reuters 163