Reuters 163
Reuters 163
 Reuters 163
Reuters 163
 Reuters 163
Reuters 163
 AFP 163
AFP 163
 AFP 163
AFP 163
 Reuters 163
Reuters 163
 Reuters 163
Reuters 163

"Apreciamos todo lo que ha hecho el presidente Obama por Israel", fueron las primeras palabras de Netanyahu, luego de aclarar que lamentaba que se hubiera considerado su visita al capitolio como política.

"La alianza entre EEUU e Israel siempre ha estado por encima de la política y así debe continuar.
Algunas de las cosas que el presidente Obama ha hecho por Israel nunca se conocieron, porque se trata de temas estratégicos muy delicados. Yo sí sé todo lo que ha hecho Obama por Israel y siempre le estaré agradecido por eso", agregó.



"Muchas gracias, Estados Unidos, por todo lo que han hecho por Israel. Vengo a hablar sobre un tema que podría amenazar la supervivencia de mi país y mi pueblo: la búsqueda de armas nucleares de Irán. El régimen de Irán también significa una amenaza para la paz mundial", dijo Netanyahu, ya en el tema que lo ha llevado a EEUU.

"Muchas gracias, Estados Unidos, por todo lo que han hecho por Israel"


"Debemos unirnos para detener el terrorismo propiciado por el régimen de Irán. Irán quiere muerte para Estados Unidos. Para saber el peligro que corremos, tenemos que entender lo que se intenta desde Irán", explicó el primer ministro israelí.

Netanyahu se refirió luego a la amenza del Estado Islámico. "La batalla entre Irán e ISIS no convierte a Irán en amigo de Estados Unidos. Ambos quieren imponer un Estado militante. En cuanto a Irán e ISIS, el enemigo de su enemigo es mi enemigo", dijo.

"ISIS está armado con armas robadas, mientras que Irán podría estar armado con armas nucleares", disparó.

Mientras Netanyahu dio su discurso solemne en el Capitolio, los jefes diplomáticos de Estados Unidos e Irán, John Kerry y Mohamad Javad Zarif, estan reunidos en Suiza, en la recta final del reglamento definitivo que enmarcará el programa nuclear de la República Islámica.
 Reuters 163
Reuters 163

El discurso del jefe del gobierno israelí fue histórico: tras sus dos intervenciones ante el Congreso en 1996 y en 2011, fue el único líder extranjero, junto con Winston Churchill, que habló en tres ocasiones en la sede del parlamento estadounidense.

El lunes, ante unos 16.000 delegados del grupo de presión estadounidense proisraelí AIPAC, ya arremetió contra el acuerdo que el grupo 5+1 (EEUU, Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania) e Irán tratan de cerrar antes del 31 de marzo.

Esto "podría amenazar la supervivencia de Israel", acusó vehemente.

En la tribuna del Congreso, ante muchos legisladores republicanos y demócratas hostiles hacia Irán, reiteraró al mundo su mensaje de evitar que la potencia chiíta pueda fabricar un día la bomba atómica.

Netanyahu aseguró que su asistencia excepcional al Congreso no era una señal de "irrespeto" hacia el presidente estadounidense.

AP
AP

Recta final de las negociaciones

El jefe de la diplomacia iraní, Mohamad Javad Zarif, consideró este martes "inaceptables" las declaraciones del presidente estadounidense, Barack Obama, que ligó el acuerdo nuclear a la congelación del programa iraní durante al menos diez años.

"Está claro que la postura de Obama está destinada a ganarse la opinión pública y contrarrestar la propaganda del primer ministro (israelí, Benjamin Netanyahu), y de otros opositores extremistas, utilizando términos y fórmulas inaceptables y amenazantes", afirmó Zarif, citado por la agencia oficial Irna.

El ministro iraní se expresaba desde Montreux (Suiza), donde dirige la delegación que negocia con las grandes potencias la última línea hacia un acuerdo definitivo sobre el programa nuclear de la República Islámica.

Zarif y el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, iniciaron una nueva sesión de negociaciones el lunes y deben seguir discutiendo hasta el miércoles por la tarde, en paralelo a los trabajos de los negociadores y expertos de ambas partes, que continuarán su trabajo hasta el fin de semana.

Irán y el grupo 5+1 (Rusia, China, Francia, Alemania, Estados Unidos y Alemania) tratan de sellar un pacto histórico que garantice la naturaleza pacífica del programa nuclear iraní; según Occidente, Teherán oculta sus intenciones de desarrollar armamento atómico.

Zarif recordó que Irán "no cederá frente a las demandas excesivas o las posiciones ilógicas de la otra parte".

Obama reafirmó el lunes la posición norteamericana según la cual el objetivo era lograr un acuerdo de una duración de al menos diez años.

"Si Irán está dispuesto a aceptar una duración de dos cifras para conservar su programa donde se encuentra hoy y, de hecho, retira elementos que existen actualmente (...). Si tenemos eso y podemos verificarlo, ninguna otra cosa nos daría más seguridad de que no poseen armamento nuclear", declaró el presidente Obama en una entrevista con Reuters.