shutterstock 163
shutterstock 163

Los demócratas y miembros del "Tea Party", facción del Partido Republicano, urdieron este viernes una inusual alianza para rechazar en la Cámara Baja de Estados Unidos un proyecto de ley que permitía financiar el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés) solo tres semanas más.

Aunque por diferentes razones, el proyecto de ley, que iba a permitir que el DHS no se viera abocado a un cierre parcial desde esta medianoche pese a sus amplias responsabilidades en la lucha antiterrorista, ha sido rechazado.

Con 224 votos en contra y 203 a favor, este revés de última hora no permite a los republicanos ganar tiempo hasta el 19 de marzo para encontrar una salida al desacuerdo presupuestario que afecta al estratégico DHS, encargado de dar respuesta a emergencia o control fronterizo, entre otras tareas.

El presidente estadounidense Barack Obama se había comprometido a firmar la ley que extendía el presupuesto del DHS por tres semanas, ya que, pese a no ser la solución que pretendía, evitaba que se vean afectadas las operaciones de la agencia.



"En seis horas se cierra Seguridad Interior. #BastaYa –Es hora de aprobar una ley de presupuesto bipartidaria ahora", condenó Obama en su cuenta de Twitter.