Reuters 163
Reuters 163

"Pedimos su liberación cuanto antes, estamos tratando de localizarla", declaró el presidente francés, François Hollande, que precisó que la mujer, de 30 años de edad, trabaja para el Banco Mundial, institución financiera internacional con sede en Washington. Un comunicado de la Cancillería francesa había confirmado poco antes el secuestro en Saná.

El centro de crisis del Ministerio francés de Relaciones Exteriores "está en contacto con la familia" y "todos los servicios están movilizados para obtener la rápida liberación de nuestra compatriota", agregó el comunicado. "Dada la degradación de las condiciones de seguridad en Yemen", la Cancillería reiteró "con insistencia la recomendación de salir de ese país rápidamente" que hizo a los ciudadanos franceses hace dos semanas. La capital de Yemen es controlada actualmente por la milicia chiíta hutí.

Una fuente de los servicios de seguridad yemenitas precisó que la francesa fue secuestrada el martes por la mañana en el centro de Saná por hombres armados no identificados. La mujer fue interceptada por esos sujetos junto con una acompañante yemenita cuando ambas se encontraban a bordo de un taxi. Desde ese momento, nada se sabe de ellas.

En el país, además, actúa una de las ramas más peligrosas de Al Qaeda. Es decir, tanto los radicales chiítas como lo islamistas sunitas pueden ser los responsables del secuestro. Aún ningún grupo reivindicó el episodio.