Francia prohíbe salir del país a seis presuntos yihadistas

Las autoridades confiscaron el pasaporte y el documento de identidad a los sospechosos, que se disponían a viajar a Siria. Es la primera vez que se toma esta medida en el país y podría extenderse a otras 40 personas

 Reuters 163
Reuters 163
 Reuters 163
Reuters 163

"Si franceses se van para cometer actos de violencia en Irak y en Siria, a su regreso serán un peligro aún mayor" y podrían "cometer actos terroristas", declaró hoy el ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, tras informar que habían sido confiscados los documentos de seis presuntos candidatos a la yihad que viajaban a Siria.

La confiscación del pasaporte es la primera medida de prohibición de salida del territorio francés aplicada desde la adopción, en noviembre pasado, de una ley destinada a contrarrestar las partidas de yihadistas hacia las zonas de combate. Según estimaciones oficiales, Francia es uno de los principales países occidentales de los que proceden los yihadistas extranjeros en Siria.

Desde los atentados de París, que dejaron 17 muertos en enero, Francia redobló esfuerzos para tratar de impedir esos viajes. El documento nacional de identidad y el pasaporte de esos seis hombres, de entre 23 y 28 años de edad, se confiscaron por un período de seis meses, renovable durante dos años. Los servicios de inteligencia estimaron que esas personas se disponían a partir "de manera inminente" hacia Siria.

LEA MÁS: Charlie Hebdo vuelve esta semana: así será la portada

LEA MÁS: Francia desplegó su portaaviones para combatir al ISIS

Por otro lado, Cazeneuve anunció que "están en preparación unas cuarenta" prohibiciones de salida del territorio y precisó que la acción de las autoridades al respecto se intensificará "en las próximas semanas". Sobre las características de las personas concernidas hasta ahora, el ministro indicó que se trata esencialmente de jóvenes y que un 20% de los sospechosos son convertidos al islam.

Como ocurrió en Inglaterra, país conmocionado por el viaje a Siria de tres adolescentes "de buena familia", los testimonios de los padres de los jóvenes que optaron por la yihad violenta se multiplican y muestran que éstos proceden de medios sociales diversos. Las familias dan cuenta, a menudo, de su impotencia ante una radicalización brutal e irreversible.

Los padres de un muchacho de 19 años, Pierre Choulet, declararon la semana pasada su incomprensión ante la transformación de su hijo, aficionado al fútbol en un pueblo del este de Francia, que se hizo estallar en un atentado suicida perpetrado en Irak por el grupo Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés).

En las últimas semanas, las autoridades francesas llevaron a cabo varias redadas antiyihadistas: seis personas sospechosas de pertenecer a una red yihadista fueron detenidas a principios de febrero en Toulouse (sur), pocos días después de la detención por los mismos motivos de otros ocho sujetos en las regiones de París y Lyon (este).

Cerca de 1.400 franceses o residentes en Francia "están en relación" con las redes yihadistas

Según el primer ministro Manuel Valls, cerca de 1.400 franceses o residentes en Francia "están en relación" con las redes yihadistas. Para los expertos, los bombardeos occidentales contra el ISIS son una motivación suplementaria para los aprendices de yihadistas de todo el mundo, que se unen cada vez en mayor número a las filas de la organización extremista.

"La tendencia es clara y preocupante. El número de combatientes extranjeros que se traslada a Siria carece de precedentes", señaló recientemente en Washington Nicholas Rasmussen, director del centro estadounidense de lucha antiterrorista, evocando voluntarios procedentes de más de 90 países.